A 37 años del tránsito a la inmortalidad del comandante Carlos Fonseca Amador, el pueblo nicaragüense asegura estar viendo materializados todos aquellos principios por los que dio su vida el principal referente de la lucha revolucionaria sandinista.

El pueblo asegura que la restitución del derecho a la educación y a la salud, programas como Usura Cero, Patio Saludable, Hambre Cero, el Plan Techo, el protagonismo de mujeres y jóvenes en los procesos de cambio, son solo ejemplos de que el gobierno del comandante Daniel y la Compañera Rosario está llevando a cabo el proyecto histórico con el que siempre soñó Carlos.

En León, Carlos Fonseca estudió derecho, afianzó sus jóvenes ideales revolucionarios y conoció a su futura esposa. Para el leonés común y corriente, Carlos es una figura representativa, y no es difícil encontrar una expresión de cariño y admiración, sobre todo en quienes hoy soy protagonistas del proceso revolucionario.

“Para mí, Carlos Fonseca es un emblema, un símbolo de nosotros en todititos los sentidos porque ha sido la guía, la luz que nos ha guiado; y estamos hoy con ese ideal y lo mantenemos porque él siempre ha sido nuestra guía”, expresó Pastora Munguía, microempresaria textil, quien compró su primera máquina de coser gracias a un préstamo del Programa Usura Cero.

Para Valeria Solórzano, protagonista del Programa Patio Saludable, la mujer nicaragüense ha venido asumiendo un gran rol protagónico tanto en lo social y económico, en base a los principios enunciados por el fundador del Frente Sandinista.

Solórzano cuenta con un patio modelo, en el cual con el apoyo de los muchachos y muchachas del Movimiento Ambientalista Guardabarranco ha aprendido a cultivar frutales, hortalizas y plantas medicinales, todo ello usando métodos amigables con el medioambiente.

“En este aniversario de Carlos Fonseca Amador, nosotros le decimos PRESENTE porque su lucha de aquellos años hoy están viendo sus frutos”, manifestó.

Pero la restitución de derechos no sería posible si no fuera con el apoyo de jóvenes como Escarleth Reyes, coordinadora adjunta departamental del Movimiento Ambientalista Guardabarranco, quien aseguró que el comandante Carlos hoy se sentiría orgulloso de todos los cambios que se viven en Nicaragua.

Reyes indicó que con el programa Patio Saludable se está combatiendo el hambre, tal y como una vez lo soñó Carlos.

Carlos soñaba con la reducción de la pobreza

Y es que hay un compromiso de la Juventud nicaragüense de ejercer su rol social como promotores del Bien Común.
El joven Lenín Ocampo aseguró que ellos deben estar siempre a la par del pueblo con la disciplina y responsabilidad con se tiene que ejecutar el trabajo solidario que se les asigna.

“El comandante Carlos nos enseña a no sentirnos superiores a las demás personas, nos enseña que todos somos iguales y que todos debemos de luchar por el Bien Común”, aseguró.

En los mismos términos se expresó la joven leonesa Aracelly Orozco. “Carlos soñaba con la reducción de la pobreza en nuestro país, y hoy en día se está viendo la posibilidad de que vamos erradicando la pobreza con estos programas (que ejecuta el gobierno)”, sostuvo.

Orozco recordó que la Alfabetización es precisamente uno de los grandes enunciados de Carlos Fonseca, ya que esta es la puerta a la educación y por lo tanto al desarrollo de Nicaragua.

Un pensamiento político adelantado al de su época

El doctor Octavio Martínez, colaborador histórico del FSLN, conoció a Carlos cuando era un estudiante en León. Este señor es firme a asegurar que “Carlos era un líder” cuyo pensamiento político estaba bien adelantado a la época en que vivió.

Según explicó, en León, Carlos maduró políticamente en parte, ya que el resto de su madurez política tuvo que consolidarse en la clandestinidad de la lucha revolucionaria.

Carlos tenía “un pensamiento muy objetivo que trataba de ver la realidad nicaragüense y sus alcances hacia el futuro”, subrayó Martínez quien fue el primer secretario del Frente Estudiantil Revolucionario (FER).

Carlos tenía un gran amor por Nicaragua

Pero si hay alguien que puede desentrañar con claridad al Carlos comprometido con Nicaragua es su viuda, María Haydeé Terán.

“El amor que le tiene el pueblo a Carlos, es el reflejo del amor que también Carlos le tenía”, manifestó.

“Carlos era un hombre preocupado por el pueblo de Nicaragua, por la situación en que estaba, porque aquí se necesitaba una revolución. Él entregó su vida a la causa”, señaló Terán desde su casa en la ciudad de León.