¡Alerta! Si fue infiel pudo haber sido víctima de ciberespionaje.

El Buró Federal de Investigación (FBI) ofrece una recompensa de 50 mil dólares a quien dé información por Carlos Enrique Pérez-Melara, el hombre acusado de producir el programa espía "Spy Lovers" que comercializó por internet como herramienta para descubrir la infidelidad de las parejas.

El salvadoreño Carlos Enrique Pérez-Melara de 33 años entró a la lista de los 10 más buscados del FBI por el delito de ciberespionaje.

Carlos Enrique ingresó a Estados Unidos con una visa de turista que posteriormente cambió a una visa de estudiante. Mientras tomaba algunos cursos en San Diego, California, Pérez-Melara estableció una página web en la que ofrecía un programa cibernético para espiar a su pareja y detectar cualquier indicio de infidelidad.

El programa espía llamado "Espía de Amantes" (Spy Lovers, en inglés) creado por Pérez-Melara llegaba encubierto en forma de tarjeta electrónica a la computadora del supuesto infiel. Cuando el destinatario recibía el mensaje y abría el programa se instalaba automáticamente sin dejar rastro.

Una vez instalado se encargaba de enviar reportes periódicos a la persona que había comprado el programa sobre todos los movimientos cibernéticos de su pareja, los correos electrónicos que enviaba, claves, páginas web que visitaba, etc.

A Pérez-Melara se le acusa de interceptar ilegalmente las comunicaciones privadas de cientos de personas, por lo que un tribunal federal del sur de California emitió en 2005 una orden de captura contra el joven, que ahora tiene 33 años.

El FBI ofrece una recompensa de 50 mil dólares a quien ofrezca información que lleve a su captura. Según las autoridades el último registro migratoria de Pérez Melara fue un viaje a San Salvador.