La Alcaldía de Managua inauguró la concreción de una nueva fase del Proyecto Gestión de Desarrollo de la Subcuenca III de Managua, el cual incluye la construcción de 3.7 kilómetros de concreto hidráulico de las vías alternas al cauce del Barrio 31 de Diciembre.

La Alcaldesa de Managua, compañera Daysi Torres, informó que este megaproyecto forma parte de las restituciones que viene impulsando el Gobierno Sandinista, conducido por el Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, para que las familias tengan mejores condiciones de vida.

El proyecto también incluye la construcción de 6 puentes vehículares, 1 micropresa, 1 trampa de basura y la instalación de tuberías conexas al sistema de drenaje pluvial; además del mejoramiento vial de los barrios Concepción de María, Laureles Norte y 31 de diciembre.

“Con este proyecto se van a evitar las inundaciones, y este es parte de ese proyecto que hemos venido ejecutando, de mejorar lo que es el drenaje pluvial de la capital. En estos tres barrios, que también son parte del desarrollo de este proyecto, las calles de concreto fueron construidas y mejoradas con los recursos del Gobierno Central, a través del Programa ‘Calles para el Pueblo”, refirió.

Durante la inauguración de esta importante obra social, los pobladores manifestaron sentirse muy agradecidos tanto con el Gobierno Sandinista como con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por concretar este tan anhelado cambio.

“En un gran proyecto, cuando comenzó a hacerse la verdad es que nos parecía que era como un sueño. Pero ahora se ve que la construcción está realizada, y nos ha venido a mejorar grandemente a las familias que vivimos en estos barrios”, expresó Felipa Ruiz, del Barrio 31 de Diciembre.

“Nos sentimos profundamente agradecidos con estos proyectos que el Gobierno Sandinista y la cooperación internacional del BID desarrollan para nosotros los pobres, porque sí es un gran logro para nosotros, y nos viene a impactar mucho en la calidad de nuestras vidas”, expuso Román Toruño.

La múltiples mejoras de infraestructuras cambiaron las condiciones de vida de unas 17 mil personas de estos barrios, gracias al aporte de más de 17 millones de dólares cuyo financiamiento provino del Banco Interamericano de Desarrollo y un contrapartida del Gobierno Sandinista.