Sus descubridores le han bautizado como 'el rey del gore' ('Lythronax argestes'). Y este nombre no es ninguna exageración porque esta nueva especie de tiranosaurio, que acaban de descubrir científicos del Museo de Historia Natural (NHMU) de Utah (EEUU), fue el dinosaurio más temible de su tiempo en el territorio que hoy conocemos como Norteamérica.

Los restos fosilizados de 'Lythronax' fueron encontrados en el Monumento Nacional de Grand Staircase- Escalante (GSENM, por sus siglas en inglés) al sur de Utah, por Scott Richardson, un empleado de la Oficina de Administración de Tierras de EE UU, institución que administra este territorio. En 2009, el esqueleto del 'rey del gore' fue excavado por equipos del Museo de Historia Natural de Utah en colaboración con paleontólogos de GSENM.

"El nombre de T. rex se traduce como 'rey lagarto tirano', por lo que pensamos que este nuevo pariente cercano -pertenecen a la misma rama evolutiva- debería tener un nombre igualmente evocador", explica Randall B. Irmis, investigador del NHMU y coautor del estudio publicado por la revista PLOS ONE. Era, con mucho, el dinosaurio más temible en su tiempo en América del Norte".

La especie más antigua

En el trabajo de identificación de la nueva especie colaboraron, además del Museo de Historia Natural de Utah y la Universidad de Utah, el Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver, la Universidad de Alberta. Se estima que la nueva especie mediría aproximadamente 8 metros de largo y pesaba alrededor de 2,5 toneladas.

Hasta el momento, los paleontólogos pensaban que esta clase de tiranosaurios de cráneo grande sólo existieron hace 70 millones de años. Sin embargo, Lythronax muestra señales de haber evolucionado al menos 10 millones de años antes.

Según Irmis, los fósiles descubiertos pertenecen a una fecha muy próxima a los 80 millones de años. "Sabemos esto porque las capas geológicas, de las cenizas volcánicas que se encontraron justo por encima y por debajo del estrato donde estaba el esqueleto, han sido datados radioisotópicamente". Esto convierte a este tiranosaurio en el más antiguo que se conoce.

Comparado con otros dinosaurios de esta familia, 'Lythronax' era un enorme carnívoro con características únicas en su cráneo, que lo distinguen de sus parientes cercanos. "Específicamente, posee particularidades genuinas en su hocico -corto y estrecho- en su maxilar superior y en el lateral de su cabeza", subraya Irmis.

Depredador infalible

Joe Sertich, del Museo de Denver añade: "Habría tumbado fácilmente a cualquier dinosaurio cornudo o de pico de pato que viviera junto a él. Su comida preferida podría haber sido el Diabloceratops, un dinosaurio cornudo temprano y muy singular de su época".

Otra característica que lo convertía en un depredador infalible era la amplia anchura de la parte posterior de su cabeza, que le permitía ver con un campo de visión en superposición. "Le proporcionaba visión binocular, muy útil para un depredador, y una condición que asociamos con el Tiranosaurio rex", apunta Loewen.

Además, las características de su cráneo y algunos de los huesos de sus extremidades lo vinculan más estrechamente con T. rex que con cualquier otro tiranosaurio. "Esto es interesante porque 'Lythronax' es el miembro más viejo del grupo de dinosaurios tiranosaurios y T. rex el más joven -de hace 66 millones de años-. Esto puede insinuar que hay muchos más familiares de este último en el oeste de América del Norte", asegura el experto del Museo de Naturaleza y Ciencia de Dever.

Para Philip Currie, otro de los coautores del trabajo, esta nueva especie es un maravilloso ejemplo de todo lo que falta por aprender del mundo de los dinosaurios. "Fósiles mucho más emocionantes esperan a ser encontrados en el Monumento Nacional Grand Staircase -Escalante", asegura.