“El asesino siempre vuelve a la escena del crimen”. Con esta frase el fiscal del Ministerio Público que realiza las investigaciones sobre las estafas millonarias de Álvaro Montealegre Rivas, quiso comparar la solicitud hecha por Roberto Bendaña, de buscar en las oficinas de la empresa Almori S.A documentos que le ayuden a demostrar la supuesta inocencia que ha venido alegando en todo el proceso.

El fiscal Douglas Vargas llegó a eso de las 9 y 45 minutos de la mañana al edificio Invercasa, lugar donde operaba la empresa de Montealegre, 20 minutos después ingresó Bendaña en un vehículo policial custodiado por cuatro agentes de Auxilio Judicial.

Vargas dice que la fiscalía se personó a esta diligencia, ya que tiene mucha curiosidad de conocer la urgencia de Bendaña por buscar documentos en una empresa a la cual siempre ha rechazado pertenecer.

A como se sabe, Montealegre, Bendaña y Hugo Paguaga están siendo procesados por los delitos de estafa agravada por captar dinero del público a través de la empresa International Investment and Financial Services, cuya sede estaba en Panamá, pero entregaba certificados de inversión a sus clientes en Nicaragua. Estos certificados no tienen ningún valor jurídico, ni monetario, según la Bolsa de Valores de Nicaragua.

“Nos llama la atención que don Roberto viene al lugar de los hechos al cual todo el tiempo ha negado vinculación y él ha pedido expresamente buscar no-sé-qué. Si él dice que no tiene nada que ver, hoy viene a buscar no-sé-qué documentación, preocupado no sé por qué, relacionado con la empresa, nosotros venimos a verificar cuál es la razón de ser de la diligencia”, razonó Vargas.

Al preguntársele cuál era la lectura que le daba a la petición hecha por Bendaña, Vargas contestó “como lo manejamos nosotros en la práctica investigativa, hay una máxima que dice ‘el asesino vuelve al lugar del crimen’, no sabemos por qué viene don Roberto aquí y la verdad de que siempre él ha procurado negar su vinculación y ahora está preocupado por venir aquí”.

Almori S.A es la empresa propiedad de Álvaro Montealegre Rivas, misma que estaba ubicada en el cuarto piso del edificio Invercasa, cuya directiva decidió el 31 de agosto desalojarlo para evitar líos legales con las autoridades.

Acusarán por crimen organizado

Los documentos y mobiliario de Almori S.A fueron trasladados al sótano de Invercasa, lugar donde los tres implicados han llegado a buscar documentación, según ellos que les ayude a demostrar que no han cometido ninguna estafa.

Vargas informó que el Juez Octavio Rothschuh giró un oficio a petición de Bendaña, para revisar la papelería de Almori S.A. Dos horas después Bendaña se fue nuevamente a su casa para cumplir el arresto domiciliario que le fue impuesto por las autoridades judiciales.

El fiscal aseguró que ahora los tres procesados enfrentan 18 acusaciones, 6 más se han sumado en las últimas tres semanas, para totalizar un poco más de 5 millones de dólares estafados.

El 14 de noviembre se dará otra audiencia en este caso, en la cual Vargas asegura que presentarán otras diligencias, además de sumarle la acusación por delito de crimen organizado.