El jefe de la diplomacia venezolana rechazó el bloqueo a las resoluciones sobre Cuba por parte de Estados Unidos y Canadá, y reiteró que los países de la Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América (Alba) fijarán posición sobre la política de exclusión aplicada contra La Habana por Norteamérica.

“En su momento será consignado (el documento) de manera oficial”, acotó el ministro venezolano, quien representará al país en la plenaria en vista de que el mandatario nacional, Hugo Chávez Frías, no asistirá al cónclave de Jefes de Estado.

Maduro estimó que de persistir la discriminación de esos dos países en contra de la isla y el irrespeto a la posición mayoritaria de las 32 naciones que avalan la presencia de La Habana, “nuestros países y nuestros gobiernos no asistirán más. Estas cumbres se acabarán definitivamente”.

Para Caracas, el debate sobre Cuba demostró ampliamente que “los Estados Unidos quedaron totalmente aislados” y que existe “una solidaridad con la isla realmente conmovedora y con posiciones muy claras”.

Ante la negativa de Washington y Ottawa de aceptar la voluntad mayoritaria del continente en el foro hemisférico, el canciller venezolano recalcó la importancia de que existan organismos como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que se constituyó en Caracas a finales de 2011.

“La Celac es una consecuencia de la unión y la conciencia que se está logrando en América Latina y el Caribe. Hemos tomado un camino”, aseveró Maduro, quien sin embargo realizó un reconocimiento a las labores de negociación realizadas en el seno de la Cumbre de las Américas para tratar de buscar un consenso.

“Nosotros siempre somos muy optimistas porque estamos viendo el renacimiento, la resurrección de la idea de Bolívar. Aquí está el corazón del pueblo que nos ha acompañado, que está en las calles y pendiente de estos debates”, finalizó.