La agencia espacial india ha lanzado con éxito su primera nave marciana tras los fracasos de China y Japón

Si todo va bien, en Septiembre del 2014 la agencia espacial de la India se convertirá en la cuarta del mundo en colocar una nave en la órbita de Marte, después de Estados Unidos, Rusia y Europa.

La misión de esta nueva nave marciana no tripulada es analizar la atmósfera y la superficie marciana, algo que ya han hecho muchas de las sondas que las otras agencias espaciales han enviado ya al planeta rojo, como la NASA o la ESA, la Agencia Espacial Europea.

Por esa razón, algunos expertos en tecnología espacial han criticado esta misión, porque la India se ha gastado 54 millones de euros cuando en este país 400 millones de personas no tienen acceso a la electricidad y el 40% de los niños sufre desnutrición.

La nueva sonda marciana de la India pesa 1.340 kilos y lleva a bordo un sensor de metano (un gas que indica la existencia de vida) y una cámara, con la que tienen previsto fotografiar también las dos lunas de Marte, Deimos y Fobos.

"Este es nuestro modesto comienzo en las misiones interplanetarias", ha anunciado a los medios locales un portavoz de la Organización India de Investigación Espacial (ISRO), Deviprasad Karnik.

El lanzamiento de la primera misión marciana india a sido seguido con mucha expectación por los medios de comunicación del país porque los intentos de Japón, en el año 2003, y China, en el 2011, se saldaron con dos grandes fracasos. Sin embargo, la "carrera marciana" está sembrada de intentos fallidos, porque 23 de las 40 misiones realizadas hasta ahora nunca llegaron al planeta rojo.

La India lanzó en 2008 su primera sonda lunar y, en estos momentos, planea también poner en órbita en el 2016 su primera misión espacial tripulada.