Mexico grava el consumo de comida "basura" y de refrescos azucarados. El país es líder mundial en consumo de este tipo de bebidas. La mala alimentación afecta a la sanidad del país: tres de cada cuatro hospitalizados mexicanos padecen una enfermedad derivada de este problema nacional.

Mexico es el mayor consumidor de bebidas azucaradas del mundo. Cada mexicano consume al año 163 litros y esto afecta directamente a la salud, dietas hipercalóricas que se traducen en cifras preocupantes: Más de un 70% de los adultos tienen sobrepeso y se calcula que 80.000 mexicanos murieron en 2012 por culpa de la diabetes. El gobierno de Enrique Peña Nieto ha lanzado un plan nacional para luchar contra estas cifras que incluye un impuesto de un peso sobre cada litro de refresco azucarado o el establecimiento de un gravamen extra de un 8% a la "comida chatarra". Más allá de lo impositivo, también la publicidad de este tipo de alimentos será restringida en sus horarios televisivos y se prohibirá su venta directa en las escuelas.

El gobierno pretende así, al menos, contener el problema, más que resolverlo. Cada año el sistema de sanidad mexicano destina 60.000 millones de dólares en este campo de patologías derivadas del sobrepeso y la mala alimentación. Katia García, investigadora de salud alimentaria de la asociación Poder Consumidor ha explicado para RFI algunas de las razones fundamentales de este plan: "Mucha gente en México no tiene acceso al agua potable, y de ahí parte del problema ya que hay gente que tiene que recurrir a este tipo de bebidas para hidratarse".

Sin embargo, no faltan las voces de quiénes piensan que sólo se trata de una medida recaudatoria. Desde la Asociación Nacional de refrescos y aguas carbonatadas, se niega el sustento sólido de los estudios prospectivos de salud en los que el ejecutivo de Peña Nieto basa su plan. Según las proyecciones que maneja el Instituto Nacional de Seguridad pública, sólo con la medida de gravar un peso cada litro de bebida azucarada, se reducirá el consumo en unos 20 litros por persona y año y se rebajarían drásticamente los casos de diabetes.