El Vaticano está consultando a sacerdotes y obispos de todo el mundo sobre sus posturas respecto al matrimonio homosexual, al divorcio y a los métodos de anticoncepción. Las respuestas serán abordadas en una reunión de obispos a realizarse en octubre del año próximo, en la que se discutirá las enseñanzas de la Iglesia Católica vinculadas a los asuntos familiares.

Aunque es una práctica común realizar encuestas antes de esos encuentros, llamados sínodos, el temario (ver "Temas...") muestra una mayor sensibilidad a temas que previamente eran vistos como tabú en el Vaticano, entre ellos la forma de integrar a la Iglesia a niños adoptados por parejas homosexuales. También demuestra que el papa Francisco está intentando conectarse más con las parroquias locales y no depender sólo de la jerarquía eclesiástica tradicional para determinar cómo aplicar las decisiones que adopte.

El cuestionario, de 38 preguntas, fue enviado a los obispos el 18 de octubre con una carta del arzobispo Lorenzo Baldisseri, quien oficia de secretario general del sínodo y será el encargado de elaborar un documento introductorio al debate. La misiva y la encuesta fueron publicadas en el sitio de Internet del National Catholic Reporter, y fueron confirmadas por el vocero de la Santa Sede, Federico Lombardi.

"Las preocupaciones que no fueron escuchadas hasta hace algunos años han surgido hoy como resultado de varias situaciones, desde la práctica generalizada de la cohabitación a uniones entre personas del mismo sexo, a las cuales en muchas ocasiones se les permite adoptar niños", se afirma en la introducción a las preguntas.

El sínodo lleva por título "Los desafíos pastorales sobre la familia en el contexto de la evangelización", y aborda la posición de las Iglesias de cada país frente a los Estados que impulsan normas de matrimonio igualitario (cuando el Papa era aún el cardenal Jorge Bergoglio, se opuso al Gobierno argentino). Se abarcan además las "situaciones maritales difíciles" de separados, divorciados y vueltos a casar, con el pedido de precisiones sobre la cantidad de fieles que atraviesan esa situación en cada lugar. Una posibilidad es que en el sínodo se instituya que sigan tomando la comunión.

Si bien no se indica que habría cambios en la doctrina de la Iglesia sobre estos temas, el interrogatorio es otra prueba del intento del Papa por vincularse más con los católicos sobre temas contemporáneos.

En 2014 también habrá novedades en la jerarquía religiosa: en febrero el Papa celebrará el primer consistorio de su mandato para nombrar entre 14 y 16 nuevos cardenales. Las especulaciones previas hablan de varios latinoamericanos candidatos a integrar el Colegio Cardenalicio (encargado de elegir al Pontífice), entre ellos el chileno Ricardo Ezzati, el brasileño Orani Tempesta, el mexicano José Horacio Gómez y algún argentino (ver "Poli..."); junto a los europeos Pietro Parolin, Gerhard Müller y Beniamino Stella.