Líderes de la Iglesia Católica de Nicaragua se sumaron a la movilización nacional de lucha contra el dengue que se promueve en el país, instando desde las parroquias y comunidades cristianas, a realizar todas aquellas acciones que permitan erradicar este virus que ha ocasionado 16 muertes en el país.

El Arzobispo de Managua, Monseñor Leopoldo Brenes, que aseguró haber sido afectado por una de las variedades del dengue hace 10 años, llamó a la población a sumarse a las jornadas de limpieza que promueve el Gobierno Sandinista desde el Ministerio de Salud (MINSA) y de otras instituciones.

“Realmente es triste saber a través de las noticias cómo cada día sale que una persona, sobre todo una persona joven, un niño ha fallecido por la cuestión del dengue, exhortaría a toda nuestra población a sumarse a las normas que el Ministerio de Salud nos está dando para evitar que un miembro de nuestra familia pueda ser contagiado por ese virus”, dijo Brenes.

Agregó que cada familia desde sus hogares debe limpiar y acatar todas las recomendaciones hechas por las autoridades de salud, a fin de evitar que los mosquitos transmisores del dengue puedan infectar a alguien.

“No es una lucha exclusivamente del Ministerio de Salud, esta es una lucha de todos nosotros los nicaragüenses porque el dengue ataca a todos”, dijo el prelado.

"El dengue verdaderamente no respeta a niños, jóvenes, adultos, ancianos, yo mismo tuve la experiencia de tener el dengue hace como diez años y gracias a Dios que me atendieron a tiempo, yo como pastor invitaría a las familias a evitar esas charcas", dijo Brenes.

En tanto el Padre Antonio Castro de la Iglesia La Merced en el barrio Miguel Larreynaga, subrayó que el dengue es un signo de muerte y por lo tanto debe ser atacado fuertemente por las familias de todo el país.

“Tenemos que combatir la muerte defendiendo la vida, defendiendo la vida con lo que Dios nos da a todos, que son los recursos para proteger la salud, la higiene, todo lo elemental de sentido común, no hace falta que nos estén recordando, diciéndonos, presionándonos, sino que cada uno está llamado a cumplir esa responsabilidad de cuidar la vida de los niños y evitar así las enfermedades que traen la muerte”, dijo el padre Castro.

Monseñor Bismarck Carballo, aprovechando que miles de familias visitan los cementerios del país, llamó a no dejar recipientes llenos de aguas con flores, dado que estos son lugares propicios para que el mosquito transmisor del dengue se reproduzca.

“Quería aprovechar para decir que el mensaje que se ha recibido, creo que la comunidad debe entenderlo, de evitar en los cementerios poner agua con flores, que es el creador del mosquito transmisor del dengue”, dijo Monseñor Carballo.