La Organización de los Estados Americanos (OEA) distinguió a Nicaragua eligiéndola como país-sede de la XXII Reunión del Comité Consultivo Permanente II: Radiocomunicaciones y Radiodifusión, evento que se realizará del 4 al 8 de noviembre.

El Presidente Ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (TELCOR), compañero Orlando Castillo, indicó que la OEA, a través de la Comisión Interamericana de Telecomunicaciones (CITEL), eligió a Nicaragua entre unos 35 países del continente Americano.

Castillo informó que el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, autorizó la participación de Nicaragua como sede de este importante cónclave, el cual reunirá a más de 200 delegados internacionales de los Estados Miembros de la OEA, Miembros Asociados al CITEL, empresas privadas e invitados espaciales.

“El evento es para analizar la situación de las telecomunicaciones de todo tipo en América, esto abarca televisión, radio, radioaficionado, telefonía celular, fija y comunicación satelital. Son técnicos que van a analizar la situación de las telecomunicaciones; y vienen Ministros y Viceministros y Directores de Entes Reguladores”, detalló.

El Presidente Ejecutivo de Telcor destacó que este evento es de gran importancia precisamente porque por primera vez en la historia es tomado en cuenta un pequeño país de América para ser sede de la Reunión del Comité Consultivo Permanente de la OEA, y Nicaragua participará con 26 delegados en las mesas de trabajo.

Los puntos que se acuerden durante esta reunión servirán para formular un Plan Estratégico, mismo que será presentado como propuesta de América ante la Unión Internacional de las Telecomunicaciones (UIT), donde también los países pequeños estarán siendo representados por Nicaragua.

Espionaje telefónico podría ser incluido en agenda del CITEL

Castillo indicó que Nicaragua, como anfitriona de este evento, consultará a la Comisión Interamericana de Telecomunicaciones incluir y aprobar como tema fundamental de agenda el espionaje telefónico, el cual puede abordarse en las mesas de trabajo de manera fraterna, objetiva y clara.

“Hay quienes estamos siendo afectados en materia de telecomunicaciones con el espionaje, cuyo tema es de dominio público. Veremos con la CITEL si el tema puede ser abordado. Yo creo que sí, porque no tenemos que quedarnos callados ante temas tan importantes para el país, para América y el mundo”, sostuvo.

Entre otros temas, refirió que se abordarán las grandes diferencias económicas y en materia de telecomunicaciones que existen entre los países grandes y pequeños, los más empobrecidos y las grandes potencias; además de las diferencias tecnológicas a nivel de las regiones y continentes.