Los gobiernos centroamericanos, incluidos Belice y República Dominicana, obtuvieron ayer el primer logro físico en la lucha contra el narcotráfico y delitos conexos durante una serie de reuniones previas a la Cumbre en la que participarán los presidentes y jefes de Estado del continente, entre ellos Barack Obama, de Estados Unidos.

Los primeros acuerdos fueron logrados tras las marcadas diferencias suscitadas en la región ante la propuesta de despenalización de la droga hecha por el presidente de Guatemala, Otto Pérez, rechazada categóricamente por Honduras, Nicaragua y El Salvador.

En reunión de cancilleres del continente, los países miembros del Sistema de Integración Centroamericana (Sica), cuya presidencia ostenta Honduras, lograron ayer consensuar una posición en la que por primera vez se reconoce la urgencia de abordar el problema mundial de las drogas y sus delitos conexos y el compromiso de proteger el bien público, prevenir y combatir eficazmente el flagelo en todas sus manifestaciones en base al principio de responsabilidad común y compartida, pero diferenciada a través de un enfoque integral y equilibrado con el debido respeto a los derechos humanos y al derecho internacional.

Según el canciller Arturo Corrales, esta posición permite un cambio radical en la percepción de la lucha contra el narcotráfico, crimen organizado y sus delitos conexos, pues con una política conjunta se podrá ejecutar una estrategia de seguridad más efectiva para toda la región.

“Como Sica, nos presentamos con una sola posición unificada bajo un solo principio... El resultado fue que en la propuesta el párrafo que no era aceptado por varios países fueron retirando uno a uno sus objeciones y fue consensuado y aprobado y es parte entonces de la Cumbre de las Américas el principio de responsabilidad compartida y diferenciada”, dijo Corrales desde Colombia.