Para el asesor económico presidencial, Bayardo Arce, la recién aprobada Ley General de Cámaras, lo que hace es extender a los territorios el diálogo entre el gobierno y la empresa privada.

“El diálogo ha sido sin duda alguna fructífero, pero lo hemos manejado al nivel central, y solo recurrimos a los agentes locales, ya sea empresariales o gubernamentales, cuando hay problemas específicos”, señaló Arce durante un encuentro con la Junta Directiva de la Unión Nicaragüense para la Responsabilidad Social Empresarial (Unirse).

Arce aseguró que la importancia de la ley radica en que potenciará aún más lo que hacen las alcaldías, las delegaciones de gobierno y las empresas de cara al crecimiento económico, la generación de empleo y el bienestar social.

Uno de los ejemplos claros de lo que permite esta nueva ley lo representa precisamente este encuentro del comandante Arce con Unirse.

Carlos Reynaldo Lacayo, presiente de la junta directiva de esta organización señaló la importancia de seguir avanzando en el mejoramiento de la comunicación establecida con el gobierno a través del Cosep, de la cual los miembros de Unirse son parte.

Igual se expresó el empresario William Báez, quien catalogó el dialogo abierto con el gobierno como un esfuerzo que ha venido a acabar definitivamente con la relación "de amor y odio" imperante a lo largo de los años.

Ahora “vamos a tener una relación más positiva, más institucionalizada y donde se llegue a la solución de problemas concretos a través de los problemas que estamos planteando”, aseguró.