Las viviendas son de 32 metros cuadrados, construidas de mampostería reforzada y se les está  entregando con sus particiones, pintadas, con su agua potable, electricidad y con su letrina.

Al respecto Judith Silva, Directora Ejecutiva del INVUR, quien llegó a entregar las viviendas a nombre del gobierno del Presidente Daniel Ortega y de la Coordinadora del Consejo de Comunicación Social, compañera Rosario Murillo, dijo que con esas 30 viviendas se estaba restituyendo el derecho de familias campesinas del sector de poseer casas dignas.

Afirmó que a cada comunidad del país llegará ese programa de construcción de viviendas dignas a cargo del Buen Gobierno dirigido por el Comandante Daniel Ortega, al tiempo que recordó que cuando levantaron un censo salieron que las necesidades eran de 38 viviendas, pero ahora al actualizar el documento, las unidades de habitación requeridas son 42, lo que quiere decir que ha crecido el número de familias.

En ese sentido afirmó que construirán las que faltan para solventar las necesidades de las familias del sector.

Al respecto Mayra Martínez, vecina de esa comunidad rural, dijo que ella vivía en una casita hecha de puras láminas viejas de lata y que tras haber sido favorecida por el programa de casas para el pueblo, ahora tiene una vivienda de bloques, buena y digna, por lo cual se siente feliz, y agradece a Dios por ese regalo y al gobierno del Comandante Daniel Ortega.

Un sueño realizado tras muchos años

Por su lado Gloria María Tardencilla manifestó que tras muchos años de vivir en un ranchito de plástico y palma, donde se mojaba en el invierno con sus cinco hijos, sus deseos se volvieron realidad de poder estar en una buena casa de habitación, gracias a Dios y al Comandante Daniel Ortega y a la compañera Rosario Murillo.

A la vez Isolda Martínez, otra vecina de la comunidad de San Agustín, también dio gracias al Creador por haber sido favorecida con una de las viviendas construidas por medio del programa de Casas para el Pueblo, con lo cual se le cumplió un sueño y con ello la legalización de su terreno, además de tener agua potable.

Por otra parte Gloria Flavia Téllez manifestó vehementemente su agradecimiento a Dios y al Presidente Daniel Ortega por haber logrado obtener su casa después de esperar unos 28 años de tener una oportunidad como esta, dado que antes su casita era de plástico y cañas.

Cada una de las casas construidas es de un valor de cinco mil dólares, parte de los cuales fueron aportados por la organización American National Fundation, que también ha apoyado fuertemente a lo largo del desarrollo de este programa.

El programa de Casas para el Pueblo es de una seis mil viviendas en el 2012, de ellas mil 600 fueron ya entregadas en el primer trimestre de este año.