Se olía en el ambiente, antes de la presentación, que se trataba de algo especial. Cómo sí no podría explicarse que Lenovo se llevara a Milán a doscientos periodistas de todo el mundo para anunciar un «tablet», uno más en plena era de los «tablets». La cosa no podía ser tan sencilla. Tenía que haber truco por algún lado...

Y había truco, en efecto. El dispositivo se llama Yoga, igual que los portátiles de la marca, y a pesar de ser un «tablet» con la última versión de Android, pantalla IPS de 10,1 pulgadas de alta resolución (también hay una versión de ocho pulgadas) y de tener un procesador de cuatro núcleos a 1,2 GHz, no se parece en absoluto a los demás. Empezando por su aspecto, con uno de sus lados extremadamente delgado y el otro grueso y redondeado, y terminando por su precio, apenas 299 euros (229 el de ocho pulgadas), lo que supone la mitad (o menos) que algunos de sus competidores más directos. Este dispositivo continúa la idea de su portátil híbrido.

Para crear el Yoga, los diseñadores se han inspirado en la forma en que las personas sujetan una revista, doblándola y sosteniéndola con una sola mano, y han replicado ese mismo efecto en este versátil dispositivo. Hay que decir que este tipo de diseño ya fue probado hace algunos años por Sony, sin mucho éxito, por cierto.

Yoga, que está construido en aluminio, y no en plástico, dispone pues de ese grueso borde cilíndrico que hace fácil tenerlo en mano. Un borde, al ser más pesado que el resto del dispositivo, desplaza el centro de gravedad hacia la mano y proporciona una cómoda sensación de seguridad al sostenerlo. Pero no solo eso. Es Ahí, precisamente dentro de ese reborde cilíndrico, donde Lenovo ha instalado una batería que permite hasta 18 horas de autonomía, mucho más que cualquier otra tableta del mercado.

Hizo las presentaciones Gianfranco Lanci, presidente de Lenovo Europa, asistido por Jan Huckfeld, vicepresidente de márketing europeo, así como un «ingeniero» de excepción: el actorAshton Kutcher, que ha firmado con la empresa China un suculento contrato para promocionar sus productos.

Yoga es un tablet que puede usarse de tres formas diferentes: verticalmente en la mano (sujetándolo por el borde grueso), o en una mesa sobre la que puede sostenerse sólo gracias a un pie metálico plegable. En posición tumbada, el mismo pie permite tener el tablet inclinado, como sí colocáramos algo debajo de él para escribir o jugar más cómodamente.

Las fundas, en tres colores, son pequeñas y elegantes carteras que se cierran con una solapa magnética. Otro accesorio interesante es un finísimo teclado Bluetooth, que hace también la función de cubierta. En definitiva, un tablet novedoso, original y con muchas posibilidades de éxito en un mercado en el casi todas las tabletas parecen iguales. Y a un precio ajustado y capaz de terminar de atrapar a los usuarios.

Características Lenovo Yoga «tablet»

Pantalla: HD de 8 pulgadas o 10 pulgadas

Resolución: 1.280 x 800

Dimensiones: Versión 8 pulgadas (213 x 144 x 7,3 milímetros) y versión 10 261 x 180 x 8,1 milímetros)

Peso: Versión 8 pulgadas (401 gramos) y 10 pulgadas (605 gramos)

Procesador: MT8125 cuatro núcleos a 1,2 GHz

Memoria RAM: 1 Gb de memoria LP-DDR2

Almacenamiento interno: 16-32 Gb (ampliable hasta 64 Gb)

Cámara: 5 megapíxeles (frontal de 1,6 megapíxeles)

Sistema operativo: Android 4. 2 Jelly Bean

Otros: Dos altavoces frontales con Dolby Digital Plus DS1, micrófono con reducción de ruido, micro USB, tarjeta microSD, conector de audio de 3,5 milímetros, micro SIM, Wi-Fi, 3G.