Selena Gomez aprovechó unas horas libres dentro de su gira "Stars Dance Tour 2013" para descansar en una playa del sur de Florida, en donde impactó con un provocador bikini que permitió ver y admirar su bien cuidada figura.

La intérprete de "Slow Down" lució un diminuto traje de baño y dejó ver un nuevo tatuaje con una frase -indescifrable, por el momento- grabada a la altura de su cadera derecha.

Selena tiene otros tatuajes en el cuerpo como una pequeña nota musical en la muñeca, junto con el número 76 en letras romanas en el cuello, a modo de tributo al año de nacimiento de su madre.

La exnovia de Justin Bieber viene cumpliendo una agenda de conciertos por distintas ciudades de Estados Unidos como parte de la gira de promoción de su nuevo disco "Stars Dance".