El presidente de Ecuador, Rafael Correa llegó este jueves a Belarus, y fue recibido por su homólogo Alexander Lukachenko en el Palacio de la Independencia.

Luego de una ceremonia militar protagonizada por la guardia de honor, los mandatarios iniciaron el encuentro, reportó la agencia Andes.

EL presidente latinoamericano asiste al encuentro bilateral en compañía de los ministros de Defensa, Educación, Talento Humano, Producción, Sectores Estratégicos y Comercio.

La agenda oficial del encuentro prevé que los mandatarios siembren un árbol en el Jardín de los Amigos de Belarus.

Posteriormente Correa visitará la fábrica de camiones, buses y trolebuses Maz, "con el objetivo de captar la experiencia en desarrollo productivo de la nación del este europeo".

Una vez se encuentre en territorio francés, está previsto que Correa intervenga en la 37ª asamblea de la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura de las Naciones Unidas (Unesco, por sus siglas en inglés).

Aboga por ampliación de lazos

Correa abogó por la ampliación de los lazos de Belarús con América Latina y una mayor incorporación de países latinoamericanos a proyectos de cooperación en diversas esferas.

Correa subrayó la necesidad de un acercamiento mutuo y expresó en ello coincidencias con el mandatario belaruso, Alexander Lukashenko, durante un encuentro privado en el palacio de Gobierno, en Minsk, adonde llegó el dignatario suramericano en visita oficial.

Tiene usted razón absoluta en la necesidad real de aproximar a Belarús con Latinoamérica y, en correspondencia, acercar a América Latina a Belarús, expresó Correa en el intercambio de saludos entre los presidentes, durante un diálogo privado.

A su llegada a Minsk, cerca de la medianoche del jueves, procedente de Rusia, Correa destacó el desarrollo alcanzado por Belarús, como un Estado potente en el aspecto tecnológico, apreció.

Dijo en las primeras declaraciones a la prensa belarusa sentirse feliz por llegar a un país hermano y poder visitar a una ciudad heroica como Minsk.

Afirmó que a pesar de haber sido totalmente destruida, como casi todo Belarús, por los bombardeos de los invasores alemanes durante la Gran Guerra Patria (1941-1945), el país fue reconstruido y se ha convertido en un potente Estado desarrollado tecnológicamente, gracias a la voluntad del pueblo trabajador belaruso.

Reconoció Correa que la nación centroeuropea se ubica en el grupo de países más desarrollados del mundo desde el punto de vista del capital humano (Indicador de Desarrollo Humano), según el ranking de Naciones Unidas.

Por eso, recalcó, es muy importante para la delegación ecuatoriana visitar la tierra belarusa, incluida por Correa entre los principales destinos de su gira europea, además de Rusia y Francia, en busca de cooperación internacional en sectores estratégicos para el desarrollo de Ecuador, como la ciencia, tecnología, intercambio de conocimiento y transferencia de tecnologías de punta.

Entre el lunes y el miércoles, el presidente socialista estuvo en Rusia donde expresó su interés por la transferencia científica y tecnológica de la potencia transcontinental.

Adicionalmente, el seis de noviembre próximo el mandatario ecuatoriano llegará a Francia, donde visitará París y luego Lyon.