Tres personas murieron cuando una tormenta de arena provocó un choque en cadena en una autopista de Arizona.

Al menos 12 personas resultaron heridas en el accidente que involucró a 19 automóviles que se desplazaban sobre la autopista interestatal 10, entre Phoenix y Tucson.

Los rescatistas tuvieron que utilizar linternas al caer la noche, para seguir buscando a los heridos y retirar los escombros de 10 vehículos comerciales, siete carros de pasajeros, un tanquero y un vehículo recreacional. La visibilidad durante la tormenta fue casi de cero.

El servicio meteorológico había emitido advertencia de tormenta de polvo poco antes del accidente, y había reportado ráfagas de viento de hasta 50 kilómetros por hora.