Cuadrillas de la Alcaldía de Managua (ALMA), Policía Nacional y Bomberos, iniciaron este jueves las labores de escombreo y levantamiento de daños en los 24 tramos que resultaron quemados por el incendio ocurrido la noche anterior en el sector de El Calvario en el Mercado Oriental.

Desde tempranas horas, los dueños de los 24 tramos afectados también se presentaron para reconocerlos y levantar un censo de los daños.

Aunque el monto de las pérdidas todavía se desconoce, los afectados manifestaron tener esperanzas de que el Gobierno Sandinista, a través de sus instituciones, les brinde acompañamiento para reiniciar sus negocios, que para muchos es la principal fuente de sustento familiar.

Según los afectados, en las próximas horas sostendrán un encuentro con autoridades de Gobierno para canalizar sus solicitudes.

Eliezer López, delegado municipal del Distrito I, detalló que en total es área quemada fue de 295 metros cuadrados, afectando directamente a 24 tramos del sector de la ropa usada y materiales ferreteros.

“Nosotros tenemos ubicada el área que fue dañada, estamos levantando todos los datos para pasarlo al Sinapred para desde ahí ver cuál va a ser la respuesta de nuestro gobierno que siempre ha atendido solidariamente todas estas necesidades”, afirmó López.

El delegado explicó que el Poder Ciudadano del mercado Oriental está colaborando con las autoridades de Conmema para facilitar que los demás comerciantes regresen a sus labores de manera normal, mientras se les da respuesta a los propietarios de negocios afectados.

Por su parte Jorge González, presidente de la Asociación de Mercados de Nicaragua, indicó que se gestionará la ayuda necesaria para las familias afectadas.

“Esta va a ser la cuarta vez que nuestro gobierno se pone al frente a darle una respuesta a esta gente, tan siquiera a darle para que se vuelva a levantar. Son 24 tramos pero hay otros perjudicados. Andamos haciendo un recorrido para ver de qué manera podemos dar una solución”, indicó.

Mientras tanto las autoridades de la Dirección General de Bomberos y la Policía Nacional, acordonaron el área para investigar con mayor detalle las causas del incendio.

Muchos dueños de tramos reconocieron que el mercado Oriental necesita un reordenamiento general para despejar las principales vías y atender con prontitud cualquier tipo de incidentes que se presenten en ese populoso centro de compras.

Brigada contra incendios primera en dar respuesta

Pedro Mallorquín, Jefe de la Brigada contra incendios del Mercado Oriental, explicó que esa unidad fue la primera en dar respuesta al incendio que consumió 24 tramos del sector de la ropa usada.

“Al momento que la brigada recibió el llamado, nos activamos, entramos hacia donde estaba el incendio, aplicamos nuestros extintores, pero eso no sirvió para nada. El incendio se originó en el centro de los tramos, pero los brigadistas trabajamos para que el incendio no se propagara”, explicó.

Mallorquín explicó que las perdidas pueden ser millonarias y exhortó a los comerciantes a fortalecer la brigada contra incendios para atender mejor cualquier incidente.

“Esto deja en evidencia que es indispensable que los comerciantes apoyen la brigada para que tenga más fuerza, mayor capacidad y más preparación”, indicó.

Comerciantes lamentan pérdidas materiales

En el incendio, que duró alrededor de tres horas en ser sofocado, se perdió mucha mercadería que los comerciantes recién habían adquirido para satisfacer la demanda de los próximos meses en Navidad y año nuevo.

José Antonio Alemán, dueño de dos tramos comentó que “no creía que había sucedido esto. Mi tramo fue uno de los primeros que arrasó el fuego. Había metido suficiente mercadería porque este tiempo de navidad que viene el momento es bueno. Perdí una suma considerable, fueron dos tramos. No quedó nada”.

Alemán expresó que, primeramente Dios, el Gobierno les dé a los comerciantes afectados alguna ayuda para contrarrestar las enormes pérdidas.

“Acabo de invertirle bastante, toda la ropa con la que iba a trabajar en diciembre, ahí se quedó todo, era mercadería recién comprada para trabajar diciembre”, dijo con lágrimas en sus ojos, José Gutiérrez, otro comerciante afectado.