Las conversaciones telefónicas en el Vaticano y las que se produjeron en la residencia donde se alojó el cardenal argentino Jorge Bergoglio, antes del cónclave que lo eligió Papa, fueron escuchadas por la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA, por su sigla en inglés).

Según el semanario italiano Panorama, que cita documentos que manejaría Edward Snowden, extécnico de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés), entre 46 millones de conversaciones telefónicas interceptó la NSA en Italia, muchas de ellas se localizaban en la Ciudad del Vaticano.

Panorama, que ha adelantado una parte de la información que publicará en su número a la venta el próximo viernes, habla de un periodo desde el 10 de diciembre de 2012 hasta el 8 de enero de 2013, pero "que se sospecha" que el espionaje continuó tras conocerse el anuncio de la renuncia al pontificado del papa Benedicto XVI, que se hizo efectiva el 28 de febrero de este año.

Asimismo, el semanario señaló que las escuchas telefónicas duraron todo el cónclave para elegir al nuevo líder de la Iglesia católica.

La publicación recordó que el nombre del ahora papa Francisco ya había surgido en los documentos filtrados por el portal WikiLeaks de Julian Assange.

WikiLeaks desvelaba despachos de los servicios secretos estadounidenses en los que se hablaba de Jorge Mario Bergoglio como uno de los papables en el cónclave de 2005, así como otros documentos fechados en 2007 que relataban su "mala relación" en Argentina con el expresidente Néstor Kirchner.

Entre los espiados también se encontraría el presidente del Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido como el Banco del Vaticano, el alemán Ernst von Freyberg, que fue nombrado en febrero de 2013 por Benedicto XVI tras los escándalos que salpicaron a su predecesor.

El medio informativo explicó que las llamadas captadas en el Vaticano se archivaban bajo cuatro clasificaciones: "Leadership intentions" (Intenciones de liderazgo), "Threats to financial system" (Amenazas al sistema financiero), "Foreign Policy Objectives" (Objetivos de política exterior) y "Human Rights" (Derechos Humanos).

Tras conocerse esta información, el portavoz de la oficina de prensa del Vaticano, Federico Lombardi, afirmó que desconoce este asunto y añadió que no tienen "ninguna preocupación al respecto".

En junio pasado, Edward Snowden comenzó a revelar las operaciones de espionaje electrónico llevadas a cabo a nivel mundial por Estados Unidos.

Naciones como Alemania y Brasil, también víctimas del espionaje, han promovido una iniciativa en la Organización de Naciones Unidas (ONU) a favor de la confiabilidad de las comunicaciones.