El que Nicaragua se ubique entre los mejores países del mundo para ser mujer, según el Foro Económico Mundial, es el resultado de las políticas de restitución de derechos emprendidas a partir del 2007 por el Gobierno que presiden el comandante Daniel Ortega Saavedra y la compañera Rosario Murillo.

El Foro Económico Mundial emitió un informe en el cual Nicaragua es calificada como el país con mayor igualdad de género en América Latina y el décimo a nivel mundial.

La Ley 50/50, el derecho a la educación, la apertura de espacios económicos y la participación social, son entre otros los avances que las alcaldesas de distintos municipios del país destacan se han logrado con este gobierno.

“Nos sentimos muy orgullosas las mujeres de estar siendo protagonistas de estos cambios”, manifestó María Elena Guerra, alcaldesa de Juigalpa.

La edil señaló que el comandante Daniel y la compañera Rosario siempre han estado pendientes de que se cumpla con la apertura de espacios de participación femenina, lo que ha motivado que las mujeres estén dispuestas a asumir nuevos retos en la sociedad nicaragüense.

“Como ustedes saben los roles de la mujer eran solo en la casa, pero ahora la mujer está incursionando en todos los campos”, manifestó.

Guerra aseguró que esto es un estímulo para el empoderamiento de las mujeres, es decir, que ellas ahora se deben asumir los cargos de mando sin miedo ni temor.

Más allá del rol político

Karla Zuniga, alcaldesa de Jinotepe, Carazo, señaló que efectivamente hoy las mujeres puede asumir su rol protagónico no solo en los puestos de dirección sino en todo el quehacer social, como por ejemplo en las estructuras de barrio donde además de ser dirigentes, suponen una amplia mayoría en relación a los hombres.

“Las mujeres están al frente de todas las problemáticas de salud, de educación, de medioambiente”, destacó.

Sin embargo, un rol donde no se está quedando atrás es en el productivo, ya que "en la mayoría de los pequeños negocios son mujeres" las que están al frente, manifestó la alcaldesa.

En las municipalidades es donde mejor se puede observar a las mujeres en su rol protagónico como alcaldesas, vicealcaldesas y concejalas, ello debido a la vocación de servicio que por naturaleza tienen.

Un ejemplo de ello es Guisela Lacayo Medrano, vicealcaldesa de León. Para ella la apertura de espacios es doblemente importante porque además de ser mujer también es joven.

Lacayo subrayó que el trabajo de las mujeres jóvenes en las diferentes instancias de gobierno y de participación comunitaria es fundamental, ya que ha permitido el desarrollo de una gran cantidad de programas y proyectos que redundan en la restitución de los derechos de las familias.

"En los diferentes espacios de participación, allí estamos las mujeres protagonizando en este proceso revolucionario cada uno de los cambios que necesita Nicaragua para ir avanzando en esta ruta de restitución de derechos", destacó la viceacaldesa leonesa.