Nuestras vidas se han abarrotado tanto con los datos que está llegado a un punto conocido como el "spectrum crunch" o la saturación del espectro, que significaría la paralización de las redes de comunicación.

¿Todavía podemos encontrar una salida para evitar este apocalipsis de los datos?

El mayor problema es que todos los días, millones de equipos usan el espectro de radio para enviar y recibir datos. Cuando este espectro fue dividido en un principio entre diferentes usuarios, las autoridades lo hicieron como si fuera un terreno baldío.

Las franjas fueron asignadas para diferentes usos, incluyendo radio, televisión, navegación astronómica, servicios de orientación marítima y aeronáutica, comunicación militar y, por supuesto, telecomunicaciones.

Sin embargo, algunas de esas industrias crecieron mucho más rápido que otras. Mientras la parte entregada al servicio militar está un poco menos que inutilizada, la zona reservada a las telecomunicaciones está a punto de explotar.

Demanda excesiva

La situación para las telecomunicaciones se complicó mucho más en 2012, cuando Londres afrontó por primera vez la posibilidad real de que su red de comunicaciones fallara por un exceso de carga.

Durante los Juegos Olímpicos de ese año, el regulador de las comunicaciones británicas, Ofcom, tuvo que acceder a la parte del espectro militar para para asegurar que el audio, el video y los sensores no fallaran cuando los atletas cruzaran la meta final.

Esto tiene una razón: nuestra demanda excesiva por los datos, que ha crecido en los últimos años. Ofcom y otros reguladores en el mundo están preocupados.

"Hay un gran riesgo de que el espectro de las telecomunicaciones colapse en 2020", le dijo a la BBC Simon Saunders, director de tecnología de Real Wireless, una consultora independiente en Reino Unido.

Y añadió: "Si no se corrige en el corto plazo, en áreas locales con una gran demanda se correrá el riesgo de que todo comience a andar muy lento".

Previniendo el colapso

Muchos gobiernos, entonces están buscando salidas para aliviar el problema antes de que la señal de conexión inalámbrica de nuestros equipos comience a fallar.

Hasta ahora, la principal estrategia ha sido encontrar más espectro. No es fácil. Siendo un recurso limitado, no podemos crear otra zona del espectro como podemos ganarle terreno al mar.

En vez de eso, la idea es reorganizar la repartición de las zonas de los espectros. Pero esta solución involucra a los actuales dueños y eso no es un tema que se pueda tomar a la ligera.

Muchos de los países lograron descongestionar su espectro cuando cambiaron a la televisión digital, la cual liberó casi 800 MHz de banda que antes había sido utilizada para la televisión análoga.

Pero ese cambio exigió que todos los televisores fueran adaptados al nuevo sistema o reemplazados.