La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, se realizó este miércoles una serie de chequeos programados en la sede de la Fundación Favaloro, en Buenos Aires, los cuales dejaron en evidencia su “evolución normal” durante el tratamiento posoperatorio y que "no presenta síntomas cardiovasculares".

El secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, informó que "la Presidenta está muy bien, ya se realizó los estudios", los cuales dejaron claro que “se encuentra en buen estado”, aunque "continuará con el reposo programado de 30 días".

Minutos después, el Gobierno difundió un comunicado oficial con el reporte médico de la Fundación Favaloro, en el que resaltan que Fernández atraviesa "un posoperatorio normal" y "no presenta síntomas cardiovasculares".

Scoccimarro declaró a la prensa que la Mandataria ingresó a las 21H00 locales (00:00 GMT del jueves) a la Fundación, donde se sometió a una serie de chequeos programados y así evaluar su recuperación, luego de la intervención quirúrgica que le practicó el pasado martes 8 de octubre, para tratarle un hematoma craneal.

La Agencia de noticias oficial de la República Argentina, Télam, reseñó que desde que recibió el alta médica, el pasado 13 de octubre, la Presidenta ha continuado un posoperatorio normal con controles diarios neurológico, neuroquirúrgico y clínico cardiológico, todos supervisados por los doctores de la Unidad Médica Presidencial.

A continuación, teleSUR transcribe el texto íntegro del comunicado difundido este miércoles:

A partir del alta médica del 13 de octubre, la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de kirchner, ha continuado un posoperatorio normal con control diario neurológico por el doctor Facundo Manes, neuroquirúrgico por el doctor Cristina Fuster y clínico-cardiológico por los doctores Francisco Klein y Ramiro Sánchez; con la supervición de los doctores Luis Bounomo y Marcelo Ballesteros, de la Unidad Médica Presidencial.

"En la residencia presidencial se retiraron los puntos de sutura y hoy la presidenta concurrió al hospital universitario de la Fundación Favaloro para realizar una tomografía computada de cerebro como parte de un control que puso en evidencia una evolución normal para el tiempo transcurrido desde la cirugía.

Por otro lado a partir del 5 de octubre se le realizaron a la presidenta estudios cardiovasculares con motivo de sus episodios previos de hipotensión arterial y por un trastorno de la conducción cardíaca con bloqueo de rama izquierda. En la actualidad, no presenta síntomas cardiovasculares.

Se excluyeron riesgos por medio de un estudio holter de 24 horas en el cual no se observó arritmia significativa y se detectó en forma intermitente un bloqueo de la rama de conducción izquierda. Los resultados de la ecografía y eco Doppler de las arterias carótidas no presentaron desvíos significativos con respecto a la edad y género.

Por medio de estudios especiales se confirmó la presencia de una disfunción autonómica vagotónica de la presión arterial, que representa un estado funcional con respuesta aumentada.

Como parte de la evaluación preoperatoria, y dado que no fue posible realizar una prueba de esfuerzo, el día 7 de octubre se le practicó a la dra. Cristina Fernández de Kirchner un cateterismo cardíaco a través de una arteria de la muñeca en el cual se confirmó que tiene arterias coronarias angiográficamente normales.

Habiéndose dado lógica prioridad a la neurocirugía, una vez completa la recuperación posquirúrgica, se programarán estudios adicionales cardiovasculares que en primera instancia consistirán en una prueba de movimiento oscilatorio corporal y un Holter prolongado.

Continuará en reposo hasta que se cumplan los 30 días de la cirugía, realizándose oportunamente nuevas evaluaciones. Puede realizar caminatas pero no ejercicios que requieran importante esfuerzo físico y deberá evitar exposiciones al estrés".