Dos horas completas meneando el cuerpo al ritmo de palo de mayo, mazurcas, polkas y marimbas fue lo que pudieron disfrutar jóvenes, niños y adultos durante el Primer Bailatón Folklórico Nicaragüense, realizado en Masaya.

El evento se llevó a cabo en la Escuela de Folclor de la Comunidad Indígena de Monimbó, lugar donde se promueve el rescate de los valores y tradiciones a través de la danza nacional.

María Cristina Torres, directora de la escuela folclórica, explicó que el objetivo de este primer bailatón era que la población en general pueda disfrutar bailando los sones nicaragüenses.

“La idea es que toda aquella persona que siempre ha tenido el deseo de bailar una polka, una mazurca, un güegüense o unos diablitos de Masaya o de Nandaime, pues que sepa que esta es la oportunidad de venir a hacerlo aunque no sepan”, manifestó Torres.

Durante las dos horas de baile los asistentes contaron con el apoyo de cinco instructores de danza.

“Nosotros estamos enseñándole a la gente nuestra cultura, nuestros bailes tradicionales”, aseguró Eymi Noemí Martínez, una de las bailarinas.

Sorania Córdoba fue otra de las bailarinas, y aseguró que además de poder disfrutar de lo mejor de la danza nacional, también aprovechó para bajar unas cuantas libras de peso.

“Bajamos un poco de peso y también sentimos el calor de nuestras raíces”, subrayó.

Marlon Chow, instructor de danza señaló que efectivamente el baile tiene beneficios para la salud al contribuir a reducir el peso y a mantener en buen funcionamiento órganos tan vitales como el corazón.