Rayones, pintas, abolladuras, e incluso daños mecánicos son los problemas que a simple vista se observan, principalmente en los buses donados por el Gobierno y Pueblo de Rusia.

Si bien en la cooperativa Parrales Vallejos, los buses se mantienen un buen estado, los rayones y pintas son algo que no se ha podido evitar.

Esta cooperativa cuenta con 95 buses rusos de un total de 110 unidades que operan. En su mayoría los problemas que se reportan con pintas, rayones y vidrios quebrados.

Juan Francisco Maradiaga, presidente de esta cooperativa, aseguró que han tratado de hacer consciencia en la población para que ayuden a cuidar las unidades, pero según él este es un problema cultural que ha sido muy difícil erradicar.

“Es algo cultural. Nosotros quitamos hoy las manchas de las unidades pero al día siguiente vuelven a andar manchadas”, se quejó.

Maradiaga recordó que en Managua no sólo se están haciendo esfuerzos en modernizar el transporte, sino también en mejorar las condiciones de las calles y así evitar los problemas que antes se presentaban debido a las vías en mal estado.

“Las calles ya están bastante recarpeteadas. La Alcaldía está haciendo un gran esfuerzo”, indicó.

Si bien cuidar los buses no es nada fácil, la Parrales Vallejos, según su presidente, trata de “mantenerlas en buenas condiciones, tal y como las entregó nuestro gobierno”.