Como parte de la estrategia de responsabilidad compartida y el modelo de alianza entre el Gobierno Sandinista, a través del Invur, y los gobiernos locales, la mañana de este viernes, 13 familias del municipio de Morrito en el departamento de Rio San Juan recibieron las llaves de sus nuevas viviendas, las que permiten que estas familias vivan en mejores condiciones de vida, tomando en cuenta que los protagonistas resultaron afectados por las lluvias del invierno anterior.

Estas familias forman parte de un proyecto habitacional que contará con la construcción de 57 viviendas, las que están siendo edificadas con una estructura completamente a base de concreto, con un techo seguro y dos habitaciones, las que además reducirán el hacinamiento de la mayoría de los núcleos familiares, los que también se sumaron a la construcción de las casas.

Con lágrimas en su rostro como muestra de felicidad y agradecimiento, María Sebastiana Granados, quien habita en su nuevo hogar en compañía de sus tres nietas y su esposo, afirmó que esta nueva vivienda les brinda mayor seguridad, ya que no tendrán que vivir en situación de riesgo a casusa de las lluvias.

“Esta casa significa la oportunidad de vivir mejor, sino fuese por el gobierno quizás nosotros seguiríamos viviendo en condiciones precarias, porque somos de escasos recursos y con el poco dinero que obtenemos de la venta de nuestras cosechas de arroz no nos alcanza para poder construir una casa tan bonita y segura como esta que nos ha otorgado el gobierno y nuestra alcaldía” señaló.

De igual manera, Petrona Ugarte, afirmó que el hecho de colaborar en la construcción de su casa le permite tener más aprecio por la misma y vivir más cómoda en compañía de sus hijos y su esposo, con quienes vivió posando en la casa de su mamá.

“Me siento alegre con mi casa nueva y aunque nos costó mucho la construcción de la misma porque acarreamos materiales y elaboramos mezcla, pero al final el esfuerzo y el sacrificio valió la pena, ahora tengo la dicha de que voy a vivir más cómoda con mis hijos en una casa en la cual puedo afirmar que es completamente mía” destacó.

Por su parte, la pequeña María Lidia Sevilla, hija de una de las protagonistas dijo que ahora tendrá la oportunidad de invitar a sus amiguitos a su nueva vivienda, la que además de ser bonita, colorida y segura, es un espacio en el que sus hermanitas van a crecer con tranquilidad y sin temor a que sus pertenencias se les dañen a causa de las intensas lluvias y la llena del lago.

De esta manera el gobierno de Nicaragua continúa restituyendo los derechos de los más necesitados, brindándoles un espacio digno, bonito y seguro, el que además será cuidado y preservado por los nuevos propietarios.