El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, aseguró este jueves que el pueblo estadounidense “tiene razón” en estar molesto con su gobierno por la crisis fiscal que ha provocado un "daño innecesario" que seguramente ha frenado la recuperación económica.

“El pueblo tiene razón en estar enojado con Washington. Nuestra recuperación se vio detenida por esta crisis, una crisis autoinfligida que detiene la economía”, afirmó Obama.

El dignatario estadounidense hizo estas declaraciones en la Casa Blanca pocas horas después de firmar el acuerdo del Congreso para elevar el techo de la deuda y autorizar las asignaciones presupuestarias para el funcionamiento de las agencias federales, que estuvieron cerradas durante 16 días por falta de fondos.

En ese sentido, Obama aseguró que pese a estar en gobierno “dividido” lograrán salir adelante de cualquier problema porque “Estados Unidos es la base de la economía del mundo”.

“Las buenas noticias es que hemos superado todo esto, como siempre lo hacemos. Estados Unidos es la base de la economía del mundo por una razón, porque invertimos en el futuro, y nos hemos ganado esa responsabilidad”.

Reiteró a los empresarios y gobiernos del mundo con los que tienen deudas y les dijo que pagarán sus deudas. “Empresarios desde aquí mantenemos nuestro trabajo, tengan confianza en que pagaremos el crédito. Pueden contar con nosotros”.

“Hay mucho trabajo por hacer. Enfocados en lo que ha pedido el pueblo. Crear fuentes de empleo, fortalecer la educación, y sentar las bases de la prosperidad. Es por eso que estamos aquí. No es fácil, tenemos un gobierno dividido”, recalcó Obama.

El mandatario estadounidense hizo un llamado a ambos partidos (Republicanos y Demócratas) a sentarse a conversar "y mantener un equilibrio en un presupuesto responsable para aumentar la economía y fortalecer las áreas débiles. Paro ambos partidos, eso es uno de los retos actuales".

“Tenemos que trabajar en los asuntos como Educación, Investigación Científica y también mejorar el sistema de inmigración”, agregó el Presidente estadounidense.

La firma que evitó el default

Obama firmó el jueves la ley de presupuesto que permite la reapertura de la Administración federal, tras dos semanas de paralización y eleva el techo de deuda.

Con esta medida se evita el default de Estados Unidos que tanto preocupaba a los mercados y gobiernos de otros países, permitiendo la reapertura del gobierno federal, paralizado desde el 1 de octubre.

Con la firma, la ley entra en vigor garantizando los fondos para la reapertura de la Administración hasta el próximo 15 de enero y se sube el tope de endeudamiento hasta el 7 de febrero, lo que evita la suspensión de pagos.

La propuesta fue aprobada con 81 votos a favor y 18 en contra para que a través del proyecto pueda elevar el límite de la deuda federal. El acuerdo establece que el techo de la deuda sea elevado de tal forma que Estados Unidos siga teniendo liquidez al menos hasta el 7 de febrero de 2014.

Desde el 1 de octubre, 900 mil funcionarios públicos están de licencia sin goce de sueldo a causa del cierre del gobierno federal, debido a que el Congreso no había logrado votar una ley de presupuesto para 2014 antes del 1 de octubre, cuando comienza el nuevo año fiscal.

El acuerdo entre demócratas y republicanos también requeriría que se verifique el nivel de ingresos para las personas que buscan subvenciones para sus seguros de salud bajo la reforma sanitaria aprobada por el mandatario estadounidense.

Mientras que la crisis fiscal afectó a los ciudadanos estadounidenses, los 532 miembros del Congreso estadounidense continúan cobrando su sueldo, a un costo por hora de 10 mil 583 dólares para los contribuyentes.

De acuerdo con los medios de comunicación, los legisladores reciben sus pagos a pesar de que cientos de trabajadores del Congreso fueron enviados a sus casas, grupos de turistas se ven impedidos de visitar el Capitolio y los servicios a los ciudadanos se han paralizado en muchas oficinas.