Devoción y mucho fervor se vivió en el municipio de Santa Teresa en el departamento de Carazo luego que el pueblo católico celebrara el día de “Santa Teresita”, como la conocen cariñosamente los devotos de tan milagrosa imagen, quienes fueron parte de la homilía en la que se recordó a la Virgen como una mujer de Paz y Amor pero sobre todo de mucha benevolencia con su pueblo.

La ceremonia religiosa fue oficiada por Monseñor Silvio Báez, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, quien se hizo acompañar de otros religiosos del departamento y la comunidad católica, quienes agradecían a la imagen de la Virgen por concebirles milagros de sanación, unidad familiar y otros llegaron hasta el templo a formar parte de la celebración como una muestra del rescate y permanencia de nuestra cultura.

Durante su intervención, Monseñor Báez señaló que Santa Teresa fue una mujer que siempre estuvo guiada por la espiritualidad y la presencia de Dios, lo cual le permitió seguir sus pasos a través de la caridad y el amor hacia el prójimo.

“Hoy hemos celebrado las fiestas patronales de esta parroquia en honor a Santa Teresa de Jesús, quien fuese la primera doctora de la Iglesia, una mujer extraordinariamente humana, femenina, en quien Dios se manifestó de una manera sobresaliente, en cuanto la cubrió de gracia y sabiduría. Ella nos enseña el camino del evangelio a raíz de su experiencia de amistad con Jesús, la cual nos debe llevar a amar a los demás y sentir el dolor de los otros”, destacó.

Los devotos de la imagen, luego de haber escuchado el evangelio, realizaron una procesión por las calles del pueblo, donde al son de los filarmónicos y portando vestimentas folklóricas o simulando la de Santa Teresa, señalaron que por muchos años, la feligresía ha venido celebrando lo que para ellos es una fecha especial, en la que pagan sus promesas y recuerdan con mucho amor la bondad de esta mujer.

“Tengo 11 años de venir a bailarle a Santa Teresita, porque gracias a ella pude concebir a mi hijo, además vino al mundo con mucha salud, siempre estamos en esta celebración, estoy segura que cuando ya no pueda hacerlo yo, él va a seguir con esta devoción, porque eso es lo que le hemos inculcado en nuestra familia, el respeto y la fe hacia nuestra patroncita”, manifestó Nubia Palacios.

“Cuando mi mamá falleció, ella me encomendó seguir con la tradición de bailarle a la Virgen y desde hace nueve años he venido con mucha devoción a acompañarla durante su recorrido por el pueblo. Santa Teresa es una Virgen milagrosa, son muchas las personas que damos testimonios de los milagros que ha realizado y creo que por esa razón cada vez son más los creyentes que la acompañamos”, expresó Alba Cuadra.

“Todos los años vengo a cargar la imagen de Santa Teresa porque es una mujer que con su ejemplo nos da una lección de humildad, amor a nuestro prójimo y a seguir los pasos de Dios a través de su palabra. De igual manera, participo con mi familia como parte del rescate de nuestros valores y cultura, para que nuestros hijos continúen con tan hermosa tradición”, concluyó Humberto Rivas.