La comunidad católica nicaragüense celebró el 33 aniversario de la tercera aparición de la Virgen de Cuapa, con una solemne eucaristía realizada en el santuario de la imagen, ubicado en el municipio de Cuapa en el departamento de Chontales, donde miles de creyentes elevaron sus plegarias y entonaron cantos de alabanza en agradecimiento por los milagros concedidos.

La Virgen de Cuapa se manifestó ante el pueblo por primera vez un 8 de mayo de 1980, luego realizó su segunda aparición el 8 de Septiembre y la tercera se dio un 13 de octubre del mismo año. Fechas que marcaron un importante momento en los creyentes, quienes desde ese primer encuentro con la Virgen han mantenido viva la fe, el amor y la confianza en la Santísima Imagen.

A bordo de unidades de transporte colectivo, vehículos particulares, bicicletas y muchos caminando, miles de católicos llegaron hasta el santuario para escuchar el mensaje de la homilía, la que estuvo a cargo de Monseñor Bernardo Hombach, Obispo de Granada, quien afirmó que la Virgen desde su primera aparición trajo paz al pueblo nicaragüense.

“Nos hemos reunido en Cuapa para celebrar esa última aparición de la Virgen, en la que ella intercedió por la paz de Nicaragua, una paz que se basa en la justicia, el amor, el respeto de todos, además es una fecha conmemorable porque el santo Papa en Roma también consagró al mundo entero al inmaculado corazón de María, lo que significa que estamos pidiendo a María que nos guíe con su fe y con la confianza en Dios y que sea para nosotros un ejemplo”, destacó.

“Estamos orando para que la Virgen María bendiga nuestros hogares, nuestras instituciones y toda nuestra Nicaragua y que este día sea realmente de alegría, basado en la profunda fe que el pueblo nicaragüense ha tenido siempre, porque un país en el que reina el verdadero amor nos va a permitir tener una sociedad sana”, expresó el Obispo.

Al santuario asistieron devotos de diferentes partes de nuestro país, ya que los testimonios de los milagros realizados por la Virgen de Cuapa se expandido por todo el territorio, por tal razón cada vez son más los que depositan su confianza en la imagen que en cuyo rostro refleja el amor maternal y la serenidad.

Muchos llegan pidiendo milagros de sanación, unidad familiar y paz en nuestro país, durante nuestra permanencia en la celebración religiosa, logramos conversar con Dora Sánchez, originaria de la Concepción, Masaya, quién afirmó que gracias a la voluntad de Dios y la intersección de la Virgen de Cuapa hoy su nietecito está con vida y abundante salud.

“Ella (la virgen) es muy milagrosa y por eso estamos apegados a su imagen, en mi caso mi hijo tenía problemas para poder embarazar a su esposa, entonces yo le pedí a nuestra madre celestial que les diera la bendición de ser padres y para la honra y la gloria hoy mi nietecito tiene dos años, además ha hecho de mí una mujer nueva y estas son las razones por las cuales creo en la virgen” expresó.

Otro de los devotos que llegó una vez más a dar gracias a la virgen por los cambios que ha efectuado en su vida es Alberto Grijalva, originario de León, quien afirmó tener 3 años de acudir constantemente a las celebraciones religiosas que se realizan en este sitio.

“La virgen hizo un milagro muy importante en mi vida, gracias a ella he dejado de tomar alcohol, yo hice de todo por dejar este vicio, visité muchos centros de rehabilitación, sin embargo solo el amor y el acompañamiento espiritual que me dio la virgen lograron que yo me alejara de ese vicio, el cual causó mucho daño en mi vida y en la de mi familia” expresó.

De esta manera el pueblo católico ratifica su fe y devoción a la imagen que ha trascendido las fronteras y que con sus milagros ha llevado la tranquilidad y felicidad a miles de familias que fielmente asisten a su santuario en cada uno de los aniversarios de su aparición.