La gastronomía, artesanías, la producción agrícola, el textil vestuario, muebles y adornos elaborados por manos campesinas y artesanas de ciudadanos capitalinos, fueron algunos de los elementos que estuvieron expuestos este fin de semana en la Feria de la Economía Familiar que se desarrolló en el Parque Nacional de Ferias y que estuvo dedicado a hombres y mujeres productoras y pequeños empresarios de Managua.

Con toda una variedad de alimentos, productos para el hogar y por supuesto animación artística y cultural, este parque de Ferias se continúa constituyendo como un verdadero punto de encuentro de las familias nicaragüenses, donde pueden adquirir lo necesario a precios realmente bajos.

“Cada fin de semana, desde que inauguramos el Parque Nacional de Ferias, el primero en nuestro país y tuvo que ser con el Gobierno del Comandante Daniel (Ortega) y del Frente Sandinista, para ofrecerle a nuestro pueblo nicaragüense un espacio más para la armonía, para compartir, para complementarse entre las familias productoras y familias consumidoras”, expresó el titular del Ministerio de la Economía Familiar, Pedro Haslam Mendoza.

Según el Ministro en esta feria dedicada a la capital y sus municipios participan más de 600 expositores entre artesanos, productores y empresarios que están contribuyendo al rescate de la tradición nicaragüense con la exhibición y comercialización de productos artesanales y frescos de la mano de los productores en búsqueda de que las familias nicaragüense tengan mejor acceso a estos productos.

Mireya Pavón, productora de Ticuantepe, manifestó que esta feria es una buna oportunidad para ellos como productores y para los consumidores que pueden adquirir productos frescos y de calidad a precios favorables, elaborados y cosechados en tierras de Managua.

“Esto nos beneficia a nosotros porque sacamos a comercializar nuestros productos y nos ayudamos bastante porque tenemos un gran ventaja que estamos en un lugar cómodo, seguro y ordenado, un verdadero punto de reunión familiar porque la gente viene a comprar, a pasear con mucha tranquilidad y seguridad”, agregó Pavón.

Para mujeres como Martha Leiva, habitante del barrio San Judas, la feria ha sido una buena oportunidad para salir en familia a degustar de riquísimos platillos nicaragüenses, pero también para realizar las compras de los productos básicos para la alimentación de toda la familia, adquiriéndolos directamente de los productores de Managua y muy baratos.

“Esta Feria es algo magnífico porque aquí podemos disfrutar en familia, venimos a probar la buena comida nicaragüense y aprovechamos los precios bajos de los productos en un lugar muy seguro”, dijo Ana Cristina Orozco.

“Ahorita nos comimos unas güirilas, ellos comieron su carne asada (los niños), y hemos disfrutado mucho de la Feria, ya que nos queda cerca porque vivimos en San Isidro y venimos hasta acá sin pagar nada, solo a comer y a disfrutar de las actividades culturales”, comentó Juana Francisca Pérez

Una de los negocios instalados en la feria que llamó la atención de los visitantes, fue Raspados Guzmari, que de forma poco tradicional elaborada los helados con frutas que las familias estaban degustando.

“Normalmente vemos que el raspado es con cepillo, pero yo compré una maquina fuera del país y eso es una novedad y me permite hacer el raspado de una forma mucho más fácil y si vemos no gasto la marqueta de hielo, sino que yo misma hago la bolsa de hielo que coloco en la maquina y de esa forma es mucho más económico hacer el raspado con los dulces de fruta que yo misma elaboro”, señaló Mariela Muñoz, propietaria de Raspados Guzmari.