Comentan que durante años de gobiernos neoliberales, nunca recibieron atención para mejorar sus condiciones de vida, por lo tanto agradecen al Gobierno Sandinista que preside el Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, porque sólo ellos se han interesado en las necesidades de la gente con menos recursos económicos.

María Hernández, madre soltera, vive con sus 5 hijos. Comenta que hasta hace algunos meses su casa estaba cayéndose, “era de latas, teníamos 36 años de vivir así, los inviernos los pasábamos tapándonos con plástico y nos mojábamos; ahora no nos vamos a mojar porque el Señor nos mandó esta bendición por medio del Presidente y la compañera Rosario Murillo”, aseguró.

Doña María vende frutas y con sus hijos también recoge chatarra para reciclar, sin embargo ambas actividades económicas no le ajustaban para construir una casa mejor para su familia.

Otra de las beneficiadas fue Juana Isabel Zavala, quien habita en ese lugar desde hace 34 años.

“Fuimos los fundadores del anexo a la Pedro Joaquín chamorro, mi casa era humilde, me mojaba y una parte el agua la destruyó. Sin necesidad de decirle al gobierno, el  gobierno se fijó lo que necesitábamos y se preocupó por nosotros. Aquí vivo con mis tres hijas y 8 niños” comentó y explicó que ahora la casa es más segura para los niños.

Recordó que con la reciente lluvia del primero de abril que cayó sobre la capital se sintió segura y por vez primera su familia no se mojó con el temporal.

“Le doy gracias a Dios y al gobierno también, espero que esta obra siga creciendo porque no sólo yo tengo necesidad de un techo como los demás, hay otras personas que también sus casitas están malas”, expresó.

Por su parte Ileana Zambrana, madre joven que trabaja de doméstica, asegura que ella no tenía recursos para construir una casa.

“La casita que teníamos era de lata y todos nos mojábamos y pues le doy gracias a Dios primeramente porque nos ayudaron en esto y le doy gracias a Dios por la compañera Rosario Murillo, porque ella ha estado con los pobres; al Comandante Daniel Ortega, porque ningún Gobierno se había interesado por nosotros los pobres”, indicó Ileana mientras amamantaba a uno de sus hijos.

La joven mamá también comentó que ahora que tiene su casa seguirá completando algunas cosas que le faltan en el hogar.

“Mis planes son seguir trabajando y seguir completando mi casa hasta poner las divisiones, poco a poco comprando lo que hace falta, ahora tenemos que cuidar las casas, porque no va a haber otra persona  que haga esto por nosotros” señaló.

Finalmente doña Josefa Zavala, la propietaria de mayor edad con 86 años, dijo que ella tiene 35 años de vivir en el anexo a la colonia Pedro Joaquín.

Recuerda que cuando llegaron ese lugar era una zona montosa convertida en basurero y entre los nuevos colonos se encargaron de la limpieza.

En cuanto a su vivienda comenta que su casita “era de latas, plástico, cuando llovía los chorros de agua, ahí tengo los bidones que  ponía para los chorros, ahora ya no los voy a poner gracias a Dios, y a nuestro gobierno”.

Ahora sonríe y cuenta que hasta su ropa se le podría de tanta agua de lluvia que le caía. “Mis trapitos se me podrían de tanta agua, año con agua era eso... ahora gracias a Dios duermo tranquila, únicamente me da miedo la ira del señor y los truenos” comentó.

Además indicó que el Gobierno del Presidente Daniel Ortega está haciendo una buena obra ayudándoles a los pobres.

“No anda viendo ni color, ni tamaño. Gracias a Dios, él está cumpliendo con lo que ha dicho”, afirmó la anciana.