Una serie de fallas locales han sido el origen de cinco sismos de baja intensidad registrados en las últimas 24 horas en las aguas de lago Xolotlán, informó el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) y el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

Los cinco sismos tuvieron una magnitud 1.8, 1.9, 2.4, 2.3 y 2.9 grados en la escala de Richter, de los cuales dos fueron sentidos por la población capitalina.

El primero de estos se registró este martes a la 1:55 de la tarde, seguido 24 segundos después por otro. También este martes se registraron dos más entre las 9:26 y las 9:35 de la noche. El último de estos se registró a las 5:57 de la madrugada de este miércoles.

“Se trata de sismos provocados por fallamiento local en las profundidades del Lago de Managua. Aparentemente esto tiene alguna relación con un sistema de fallamiento local que viene desde Nejapa, Asososca, pasa por Acahualinca y continúa en las profundidades del lago”, explicó el Secretario Ejectivo del Sinapred, doctor Guillermo González.

El Sinapred descartó que estos sismos estén ligados a los sistemas de fallas que provocaron los terremotos que en décadas pasadas destruyeron la ciudad capital.

El doctor González refirió que no obstante todo el sistema preventivo se mantiene vigilante de la situación que se pueda presentar.

“Esto motiva también a que estemos atentos, estemos preparados, tanto desde el hogar como a nivel de todo lo que significa pequeños, medianos o grandes conglomerados públicos”, refirió el titular del Sinapred.

El director de Sismología del Ineter, Emilio Talavera, aseguró que Nicaragua ahora cuenta con una red sísmica a diferencia de cuando ocurrió el terremoto de 1972.

Talavera señaló que los sismos se han registrado a profundidades que van desde los 0 a 6 kilómetros, lo que explica el por qué algunas personas los han sentido.

Managua fracturada

Angélica Muñoz, directora de Geofísica del Ineter, recordó por su parte que Managua está asentada en un graven, el cual a su vez está fracturado con una serie de fallas.

“Para nosotros como institución científico-técnica es de prioridad número uno poner atención cuando se da un evento que inclusive no haya sido sentido por la población”, refirió.

Al respecto manifestó que el Ineter está reforzando todo el sistema de vigilancia alrededor de Managua y preparándose para procesar la información inmediatamente después de ocurrido el evento para trasladársela a las autoridades pertinentes.