La Organización Internacional del Trabajo (OIT) informó este martes que actualmente hay 73 millones de jóvenes sin trabajo en el mundo y advirtió que ese número sigue creciendo. 

Sus voceros precisaron que en 2012, unos 75 millones de personas en edad de trabajar menores de 25 años estaban en paro. Esta cifra supone un aumento en más de cuatro millones de casos con respecto a 2007.

Advierten que esta situación se ha convertido en una verdadera epidemia, amenazando al crecimiento económico y la estabilidad social en decenas de países en las próximas décadas.

Detallaron que en América Latina y el Caribe la tasa de paro este año se situó en 13,7 por ciento. De los 106 millones de jóvenes de Latinoamérica y el Caribe, casi 22 millones no trabajan.

La tasa de desempleo de los jóvenes duplica la tasa general y triplica la de los adultos, añadió este documento sobre "Prioridades y líneas de acción en América Latina y el Caribe”.

“El desaliento entre los jóvenes que no encuentran oportunidades de trabajo genera rabia y frustración, lo cual afecta la estabilidad de las sociedades, la credibilidad en las instituciones e incluso las perspectivas de gobernabilidad democrática”, agregó la directora regional de la OIT para América Latina y el Caribe, Elizabeth Tinoco

En Europa, el continente más golpeado por la crisis financiera, la tasa de desempleo, en particular entre los jóvenes, permanecen altas. El nivel de desempleo juvenil en España y Grecia llegan a 56 por ciento y 61,5 por ciento, respectivamente.

En cuanto a las perspectivas para el futuro, la OIT y la OCDE consideran que debido al muy débil crecimiento de la economía para finales de 2013 y 2014, la situación con el desempleo juvenil no cambiará y seguirá estando en el mismo nivel.

Problemas presentes

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, destacó la presencia de una nueva característica: Jóvenes que no hacen nada.

"Observamos un nuevo fenómeno. Más del 20 por ciento de los jóvenes en el mundo no hace nada en absoluto: Ni trabajan ni estudian. ¿Cómo puede ser esto?”, se preguntó.

Buena parte de estos jóvenes que no buscan empleo ni estudian ni trabajan se dedican a quehaceres del hogar. La OIT dijo que al considerar los diferentes grupos de población encontró un grupo de 5,3 millones de jóvenes de la región que no hacen nada.

Otro problema que destacan los expertos es el hecho del empleo 'sombra'. Varias organizaciones del trabajo en todo el mundo registran el crecimiento del empleo informal en casi todos los países del mundo.

El director general de la OIT, Guy Ryder, cree que la raíz de esta tendencia se esconde en la crisis y la lentitud del crecimiento económico.

"La gente simplemente no tiene otra salida: Es mejor trabajar ilegalmente que permanecer sin trabajo. Así que para solucionar este problema, primero debemos crear nuevos puestos de trabajo", advierte Ryder.

Algunos expertos indican la gravedad de este problema que no debe ser olvidado por los políticos.

En este sentido, el miembro de la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo en Dublín, Massimiliano Mascherini, recordó que "el desempleo a largo plazo crea la alienación de los jóvenes en la sociedad".

La directora regional de la OIT para América Latina y el Caribe, Elizabeth Tinoco, aseguró que los jóvenes que no tienen empleo "están en riesgo de exclusión social". "El desaliento entre los jóvenes que no encuentran oportunidades de trabajo genera rabia y frustración, lo cual afecta a la estabilidad de las sociedades, la credibilidad en las instituciones e incluso las perspectivas de gobernabilidad democrática".