El secretario de Comunicaciones Públicas, Alfredo Scossimarro, informó este martes que la intervención quirúrgica realizada a la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, para drenar un hematoma craneal "ha sido satisfactoria, ha sido muy bien. La presidenta está en su habitación, está de muy buen ánimo y saludó a todos". 

Cristina Fernández "agradeció al equipo médico y a la gente que está rezando por ella", agregó el secretario de Comunicación Públicas, en medio de los cánticos de alegría de los partidarios de la mandataria quienes se encuentran en vigilia desde la víspera frente al hospital.

Scossimarro anunció que el próximo parte médico "va a ser dado a conocer mañana (miércoles) al medio día".

El corresponsal de teleSUR en Argentina, Edgardo Esteban leyó el comunicado oficial y agregó que la mandataria argentina "está acompañada de su madre e hijos Máximo y Florencia".

La operación, realizada en la clínica Favaloro de Buenos Aires (capital), duró alrededor de dos y según medios locales la mandataria argentina deberá permanecer al menos 48 horas en cuidados intensivos.

La jefa de Estado fue ingresada con un cuadro de arritmia y cefaleas y le fue diagnosticado un "hematoma subdural crónica", un coágulo en la cabeza producto de un traumatismo que sufrió el pasado 12 de agosto.

La aparición de una sensación de hormigueo en el brazo izquierdo de la presidenta Cristina Fernández impulsó nuevos estudios clínicos, cuyos resultados convencieron al equipo médico de la necesidad de realizar una operación para evacuar quirúrgicamente el hematoma.

Medios locales informaron que Fundación Favaloro desalojó una planta para atender a la jefa de Estado, además de convocar a todo un equipo de neurocirujanos para atender a la mandataria de 60 años de edad.

Especialistas de la Fundación Favaloro explicaron que se trató de una intervención quirúrgica sencilla, que implica el drenaje de la sangre acumulada en la superficie del cerebro, con una o dos pequeñas perforaciones en el cráneo, de cinco a siete milímetros cada una, para luego introducir una cánula que permitirá el drenaje del líquido acumulado.

Desde este lunes, a través de la red social Twitter, los presidentes de Brasil, Dilma Rousseff; de Venezuela, Nicolás Maduro; y de Colombia, Juan Manuel Santos; al igual que gobernadores locales, dirigentes oficialistas y opositores, manifestaron su anhelo de que Cristina Fernández tenga una rápida recuperación.

Este martes, en tanto, los mandatarios de Bolivia, Evo Morales; de Ecuador, Rafael Correa; y de Uruguay, José Mujica; enviaron sus deseos para que la salud de la dignataria mejore en poco tiempo.