Mediante el Bono Solidario, 165 mil trabajadores nicaragüenses tienen la oportunidad de percibir hoy ingresos adicionales a su salario por ayuda económica mensual del gobierno, cuyos pagos comenzaron en las últimas horas. 

Instituciones bancarias y otras dependencias ejecutan los pagos por monto per cápita de 750 córdobas, equivalentes a unos 30 dólares al cambio actual, según disposición del Ejecutivo.

Esta iniciativa aprobada por el presidente Daniel Ortega incrementó su monto a mediados de 2011, al pasar de 530 a 700 córdobas, o sea, de unos 23,6 dólares a 31, a la tasa de cambio de aquel momento.

A inicios de mayo de 2012, también por decisión del mandatario, el bono subió de 700 a 750 córdobas a fin de recuperar el valor adquisitivo que tenía a la altura de esa fecha en el año precedente.

La prestación llega mensualmente a trabajadores estatales con remuneraciones inferiores a cinco mil córdobas (alrededor de 200 dólares), como una medida emergente contra la pobreza, pues Nicaragua clasifica todavía como el segundo país más pobre del hemisferio occidental.

Según la visión del Ejecutivo, que encabeza el Frente Sandinista de Liberación Nacional, el Bono Solidario representa una variante transitoria, pues lo fundamental continuará siendo el fomento de actividades productivas y de servicios con el propósito de asegurar fuentes propias de sustento y mayores ingresos a la población.

En declaraciones a la prensa, la mayoría de los beneficiarios asegura que el cobro de los 750 córdobas mensuales representa un gran alivio para sus hogares, pues emplean el dinero en comprar comida y costear servicios básicos como electricidad y suministro de agua potable.

Para Gonzalo Díaz, uno de los consultados, el gobierno es "bien cumplido" en la entrega del bono, que él suele colocar en manos de su esposa a fin de adquirir alimentos.

De acuerdo con distintas firmas encuestadoras, el Bono Solidario goza de alta aprobación popular; uno de los estudios hecho por la compañía M&R Consultores señala 79,9 puntos porcentuales de percepción positiva.