Un recorrido realizado en los departamentos de Matagalpa y Jinotega por Kenia Serrano, presidenta del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), reafirmó los vínculos de solidaridad que unen a Nicaragua y a Cuba, a sus Revoluciones y a sus Pueblos.

En el terreno, la también diputada de la nación caribeña, constató el resultado obtenido por las misiones cubanas en el país centroamericano, además de compartir la experiencia de los gobiernos locales y el sentir de los protagonistas de la restitución de sus derechos, producto de los distintos programas sociales impulsados por el Gobierno Sandinista.

Visita Casa Cuna Carlos Fonseca

Durante la visita de la compañera Serrano a Matagalpa, se hizo presente a la casa cuna del fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), el Comandante Carlos Fonseca Amador.

En el lugar, Sadrach Zeledón, alcalde de la ciudad, catalogó el encuentro como algo natural en las familias. Al mismo tiempo, se refirió a los grandes líderes de las revoluciones hermanas como fuente de ejemplo e inspiración

“Para nosotros una visita del pueblo hermano de Cuba y la revolución y esos seres de luz que representan también una guía para nosotros. Esos seres de luz como Carlos Fonseca (…) como es también el comandante Daniel Ortega, nuestro líder, nuestro dirigente, guía de esta revolución y también como lo es el comandante en jefe, Fidel Castro Ruz y el comandante Raúl (Castro Ruz)”, formuló el edil.

En la casa cuna, fue leído además un decreto emitido por las autoridades locales, en el que reiteraron la solidaridad con el hermano pueblo cubano, gesto que fue reconocido por Serrano una de las prioridades fundamentales de la amistad entre los pueblos.

Solidaridad a través de programas sociales

Posteriormente, Serrano, hizo una visita al Hospital Regional Oftalmológico “Carlos Fonseca”, donde presta servicio la Misión Operación Milagro, con médicos cubanos que practicaron cirugías durante este año a más de 20 mil pacientes.

Una vez ahí, reconoció que a pesar de contar con todas las herramientas para dar una atención de calidad, lo relevante es como la calidez humana se refleja en la atención a los pacientes, al pueblo más humilde.

“Sabemos que todos los componentes, los muchachos delegantes se incorporan, nuestros colaboradores y colaboradoras y todos los que se benefician directa o indirectamente estos programas sociales constituyen también la continuidad de la solidaridad que hemos hecho nuestras dos revoluciones”, precisó Serrano.

Igualmente, manifestó que esto, a final de cuentas, significa la continuidad de la misión diplomática del ICAP, al interactuar día a día con la población que percibe la fraternidad de Cuba.

Empoderamiento vehículo de la trasformación

Luego de la jornada de visitas en Matagalpa, la funcionaria cubana pudo constatar en Jinotega, cómo las familias que se ha visto protagonistas de programas como bono productivo, han transformado positivamente su modo de vida.

Serrano se mostró muy sorprendida con el ejemplo de Lucía de Jesús Picado, una de la zona rural y de muy escasos recursos económicos, quien luego de seis años logró pasar de una vaca a ocho y hacer producir a una cerda, hasta conseguir importantes mejoras en su hogar.

“Esta es una constatación de cuando el pueblo es empoderado, al pueblo se le da el poder de participar y de mejorar en sus condiciones económicas, eso se revierte rápidamente en el bienestar de las familias, de las mujeres, de los niños, de todos los que participan”, expuso la funcionaria.