Médicos de los diferentes SILAIS, hospitales y centros de salud del país, se reunieron en la Biblioteca de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), para definir acciones y estrategias preventivas que permitan contrarrestar las enfermedades propias del invierno, incluyendo el tema del cólera.

Y aunque en Centroamérica no se registran aún casos de cólera, los gobiernos de estos países están tomando acciones preventivas ante los registros de 77 casos en el estado mexicano de Hidalgo.

En el caso de Nicaragua, la compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación del Gobierno Sandinista, señaló que desde el Ministerio de Salud se está diseñando un Plan Integral para enfrentar un posible brote epidémico de enfermedades diarréicas, que se acentúan en temporada de invierno.

“Nosotros lo que estamos haciendo como país, es informando, pero también capacitando en esta organización comunitaria, como los Gabinetes de la Familia, Comunidad y la Vida que están en todo el país, como vamos a prever una posible epidemia o alguna posible contaminación aquí en el país”, citó la titular del MINSA, compañera Sonia Castro al inaugurar el encuentro con los médicos de todo el país.

Señaló que esta estrategia comunitaria ha sido exitosa en el combate de otras epidemias, como el dengue, leptospira, lo que incide en desarrollar el menor número de casos en relación a otras naciones.

“Hoy inicia la capacitación nacional, posteriormente los equipos municipales van a replicar esta capacitación en todos los municipios y posteriormente se harán las visitas casa a casa para lograr esta comunicación a toda la población”, sostuvo Castro, al tiempo que aseguraba que no se ha registrado casos de cólera en el país.

En casos de muerte por diarreas comunes se tiene registrado una reducción del 18 por ciento en relación al año pasado. Castro indicó que la principal acción para evitar contagiarse por los virus de la diarrea o del cólera, es el constante lavado de mano, cuidado de los alimentos, lavado de las legumbres e higiene en la casa.

Una de las medidas es mantener el monitoreo constante por parte de ENACAL de aquellas reservas de agua que sirven para el consumo de las personas. Instó a la población a acudir tempranamente al centro de salud ante cualquier síntoma de diarrea.

“Las zonas donde tenemos diarrea en general, porque no hay ningún caso ni sospecho en el país, tenemos Matagalpa, Estelí, Masaya, Managua y Jinotega, que es la zona donde tenemos más casos reportados, pero de diarrea, no de cólera, en Nicaragua no hay cólera”, señaló Castro.

Indicó que el Ministerio de Salud vigilará por vía aérea (aeropuertos) acuática (puertos) o terrestre (puestos fronterizos) a cualquier persona sospechosa con algún cuadro clínico característico del cólera, sobre todo a personas de México que tenga alguna conexión con el estado de Hidalgo.

El doctor Carlos Sáenz, Director de Epidemiología, indicó que el encuentro permitirá actualizar los conocimientos en torno al virus del cólera, pues en Nicaragua el último caso se registró en el año 2000.

“Queremos desarrollar capacidades en los compañeros de las comunidades, de los barrios, de los municipios en el momento de visitas, de sensibilización casa a casa. El tema fundamental es dar a conocer que es la diarrea, que es el cólera, como se manifiesta, cuáles son las medidas que debemos de tomar desde el punto de vista preventivo y de esa manera podamos transmitir esa información a las familias”, señaló Sáenz.

El doctor Samir Parrales, director del SILAIS Chontales, manifestó que lo primordial para prevenir este tipo de enfermedades, es la unidad de la comunidad y la práctica de medidas de higiene en nuestro entorno.

“Como este es un problema de salud que ya conocemos, ya sabemos que es esta enfermedad, lo que estamos haciendo es haciendo un refrescamiento a todo el personal de salud, a los compañeros de los Gabinetes, para que juntos podamos prepararnos ante una aparición de esta enfermedad”, dijo Parrales.

La doctora Castro subrayó que en cada unida de salud se está dotando de todos los insumos necesarios, a fin de estar preparados ante la presencia de algún caso de cólera o de diarrea común.