Piñatas, pinta caritas, bailes y mucha diversión fue lo que disfrutaron los niños atendidos en el Hogar “Pajarito Azul” durante un festival realizado por los miembros de la Promotoría Solidaria, como parte de las festividades enmarcadas en el mes de la dignidad de nuestros pueblos y en la promoción de las tradiciones y cultura nicaragüense.

En el lugar se vivió un completo ambiente de alegría, los niños y jóvenes de este centro tuvieron la oportunidad de interactuar con los promotores, quienes con mucha disposición, entrega, solidaridad y amor hicieron de esta actividad una verdadera fiesta, la que estuvo acompañada de muchos dulces y un suculento refrigerio.

Los responsables del centro, señalaron que este tipo de actividades permiten que los albergados en Pajarito Azul logren distraerse por un momento, olvidando así la situación que padecen, tomado en cuenta que ellos presentan cuadros clínicos de discapacidad severa. Así mismo destacaron que a lo largo de estos años han recibido el apoyo del gobierno a través de los diferentes ministerios.

“Nosotros hemos sostenido una buena coordinación con los jóvenes de la Promotoría Solidaria, en lo que va del año han sido varias actividades similares las han efectuado en el centro y eso permite que nuestros niños se sientan contentos lo cual les ayuda mucho en su estado emocional porque interactúan con otras personas” manifestó la Licenciada Arlen Guevara, jefa del área de trabajo social de Pajarito Azul.

“Estamos trabajando con el Ministerio de la Familia, quienes nos otorgan una subvención mensual para el pago del personal, así mismo trabajamos con el Ministerio de salud, ellos nos apoyan con la realización de exámenes especiales y las consultas médicas cada vez que nuestros niños lo requieren, de igual manera el Ministerio de Educación nos apoya a través de la inserción de los niños y jóvenes en el sistema educativo, esto nos llena de felicidad porque estamos recibiendo ese acompañamiento y los pacientitos están recibiendo una buena restitución de derechos” destacó.

Con una sonrisa en su rostro y cargada de mucha alegría, María del Carmen Rodríguez, una de las más de 80 pacientes que se encuentran en el centro, afirmó que este tipo de actividades le permiten sentirse feliz, en familia y siente que no están olvidados.

“Me siento alegre y me gusta que los muchachos vengan a bailar con nosotros, así tenemos nuevas amistades, las piñatas están bonitas y llenas de caramelos, todos nos alegramos cada vez que ellos vienen y nos acompañan aunque sea un ratito” expresó.
Por su parte, los promotores solidarios, dijeron que constantemente están llevando felicidad a los niños y jóvenes de los centros donde se brinda atención a personas con capacidades diferentes, lo cual demuestra la restitución de derechos a todos los nicaragüenses, impulsado por el gobierno de Nicaragua.

“Esta es una restitución más de derechos hacia los niños con discapacidad, para nosotros hacer este tipo de actividades nos llena de satisfacción porque estamos compartiendo un poco de amor y alegría con ellos, de esta manera estamos dándoles a conocer que para la Promotoría Solidaria es gratificante ver la sonrisa en sus rostros y demostrarles que para nosotros ellos son importantes” finalizó Elieth Paniagua.