El Padre Neguib Eslaquit, Párroco del Municipio de Dolores y Director del Centro de Espiritualidad Eudista “Betania”, afirmó que Nicaragua no tiene conflicto con ningún país en cuanto a la sentencia emitida en noviembre del 2012, donde la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya delimitó la plataforma marítima que siempre le ha pertenecido a Nicaragua y que estos derechos le fueron restituidos a nuestra Nación por ser un Estado respetuoso de las leyes y del derecho internacional.

“Hemos visto que las insinuaciones de los gobiernos de Costa Rica y Colombia han caído en el vacío. Podemos ver que la Presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, quedó totalmente sola en su discurso en la ONU en cuanto a sus apreciaciones".

Nicaragua es por lo tanto un país respetuoso de las leyes internacionales, apegado a derecho y cumpliendo a cabalidad todas las sentencias de La Haya y como le corresponde, basado en la Convención de los Derechos del Mar, está pidiendo ahora unas millas de mar que no va a afectar en ningún momento ni a Costa Rica ni a Panamá ni a Colombia”, explicó el sacerdote Eudista.

Afirmó a la vez que Nicaragua está gobernada por un gran estadista que conoce perfectamente cómo actuar ante estas situaciones, usando desde el principio los métodos de paz y diálogo.

“No hay ningún conflicto con nadie, porque el Presidente Daniel (Ortega) que es un gran estadista, ha manifestado ante la comunidad internacional que somos un país de diálogo y de paz y en la ONU pudimos ver cómo Nicaragua ha quedado como un país respetuoso ante el derecho internacional dando todas las oportunidades para que los habitantes de las islas de San Andrés y Providencia puedan pescar con los debidos permisos”, indicó.

Comentó que la paz es un don que viene del cielo y por esta razón es que existe una preocupación en el Obispo de San Andrés y los Obispos de Nicaragua referente al tono belicoso y agresivo que está utilizando referente a esto el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.

“Lo que pasa es que el Presidente de Colombia está mal asesorado o en un momento de crisis, al igual que la crisis de impopularidad que tiene la Presidenta de Costa Rica, según las últimas encuestas. Por eso es que el Obispo de San Andrés ha pedido al presidente Santos que baje un poco el tono de agresividad y a esto también se han sumado nuestros Obispos de Nicaragua".

"Veo con buenos ojos el hecho de que nuestros Obispos como pastores de nuestro pueblo se han sumado a esta iniciativa de paz para que la paz reine en Nicaragua y el diálogo, por eso es que hoy tenemos hoy una Nicaragua bendecida, con paz y seguridad".

"El Señor nos ha bendecido con el ensanchamiento de nuestro territorio. Nicaragua está acatando y no atacando porque somos un país de paz”, concluyó el Padre Eslaquit.