El Gobierno de Nicaragua a través del presidente del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), Roberto López presentó a los dirigentes de las principales confederaciones, federaciones y centrales sindicales del país, las propuestas que permitan darle sostenibilidad a la seguridad social en Nicaragua.

Reunidos en los Centro de Capacitación de ENACAL en Las Piedrecitas, los dirigentes sindicales y decenas de trabajadores del país, se reunieron con López, quien destacó a los medios que el Gobierno Sandinista quiere discutir y debatir la propuesta con los dirigentes sindicales.

"Ahorita vamos a discutir con los sindicatos la propuesta", dijo López, quien minutos después presentó la propuesta a los sindicalistas a puertas cerradas.

La propuesta presentada por el ejecutivo hace un par de días, plantea hacer efectivo el pago de los 580 millones de dólares que el Estado de Nicaragua le adeuda al Inss, cantidad que se ha venido acumulando desde el año 1957. A partir del próximo año, el gobierno asumiría 250 millones de córdobas anuales, lo que representa el 2% de la deuda.

Otro punto propuesto por el gobierno corresponde a la creación de un sistema de seguro paralelo, en el cual los afiliados a la seguridad social podrían aportar de manera voluntaria. También se propone que las pensiones no se muevan en función de los ajustes de salario mínimo, sino que se hagan en correspondencias a los ajustes del salario promedio anual.

Sindicalistas aportan al diálogo

En la propuesta se toca el punto de una revisión al tema de la pensión mínima, duplicando el monto establecido actualmente. Igualmente se propone incrementar al sector patronal la cuota en un 3 por ciento de manera escalonada.

Los dirigentes sindicales manifestaron estar de acuerdo con fortalecer el dialogo y dieron a conocer sus contrapropuestas, que se refieren a mantener la edad de jubilación en 60 años y las 750 semanas cotizadas, dejar intacto la cuota del 6.25 por ciento de los trabajadores, aumentar las cotizaciones patronales en 3 por ciento, que el estado pague la deuda al Inss con un aporte anual de 300 millones de córdobas.

También propusieron los trabajadores mantener la aplicación del deslizamiento a las pensiones en 5 por ciento anual, subir el techo del salario cotizable de 37 mil 500 córdobas hasta 54 mil córdobas, mantener las últimas 150 semanas cotizadas para el cálculo de la pensión y modificar la fórmula de cálculo de las nuevas pensiones para personas con ingresos superiores a dos salarios mínimos promedios.

El compañero Gustavo Porras indicó que la propuesta del Movimiento de Unidad Sindical defiende al 90 por ciento de los trabajadores “y cuando digo defiende no es que ataca al otro 10 por ciento, sino que simple y sencillamente, el otro 10 por ciento que son los que ganan más, pues van aportar más”.

Destacó que también se tiene que analizar el tema del funcionamiento de las clínicas médicas previsionales, lo relacionado al sistema de seguro paralelo y que no se modifique los del deslizamiento de las pensiones en 5 por ciento.

Manifestó que la estrategia del Gobierno Sandinista en su lucha contra la pobreza es absolutamente correcta y esta es la que permitirá salvar al Seguro Social, en la que cada sector tiene que aportar.

“Necesitamos tomar medidas que permitan al Seguro Social un tiempo lo suficientemente grande para que se desarrolle este país, porque nosotros los trabajadores tenemos confianza que vamos a sacar adelante este país”, indicó Porras.

“Es necesario que la pensión mínima se despegue del salario mínimo, pero que no se puede quitar el cinco por ciento de deslizamiento que todos los años tiene la pensión, porque lo primero que tenemos que garantizar es que la pensión no tenga pérdidas cambiarias, no se devalué esa es la primer lucha y después que a eso se le sume el salario promedio”, detalló.

Roberto González de la Central Sandinista de Trabajadores, destacó la unidad con que los trabajadores presentan sus propuestas al gobierno, mismas que “estoy seguro apoyará nuestro presidente Daniel Ortega”.

Los dirigentes sindicales dijeron estar de acuerdo con el tema del sistema de seguro paralelo, siempre y cuando sea voluntario y no impuesto como quisieron hacerlo en los año 90’ los gobiernos neoliberales, bajo la figura de la privatización.

José Espinoza Navas, secretario general de la Confederación de Unidad Sindical (CUS), indicó que este aporte de ideas permitirá que la seguridad social no naufrague, y que la propuesta de los trabajadores sea lo posible, aunque no lo “deseable”.

“Nosotros nunca hemos querido reforma, lo que queremos es que funcione el seguro social, nosotros queremos que los intereses de los cotizantes, de los pensiones estén justamente reflejados, protegidos y si eso se logra a través de ajustes, para que quiero reformas. El seguro social es nuestro, aunque aporte el gobierno, aunque aporte los empresarios, es nuestro seguro social”, comentó Espinoza.