La tormenta tropical Karen en el Golfo de México se llega este jueves a la costa sur de Estados Unidos, con vientos de 95 kilómetros por hora, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EE.UU.

A su paso Karen interrumpió la producción de energía en la región y anegando la costa de Luisiana y el Panhandle de Florida, dijo el CNH. Las compañías energéticas detuvieron la producción en el Golfo de México y evacuaron a sus trabajadores de las plataformas mar adentro.

Un portavoz del CNH precisó que “todavía es pronto para vaticinar donde y cuándo impactará el centro de la tormenta Karen” pero, según un probable patrón de trayectoria, “caen dentro de su radio de acción” los estados de Florida, Misisipi, Alabama y Luisiana, reseñó EFE.

Los gobernadores de los estados de Luisiana, Misisipi y Florida declararon estado de emergencia para acelerar la preparación para la tormenta, y la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) convocó a algunos trabajadores que estaban de licencia para que presten asistencia.

Igualmente, hay una vigilancia de tormenta para el área metropolitana de Nueva Orleans, los lagos Maurepas y Pontchartrain, y desde Destin a Indian Pass, en Florida.

El pronóstico de intensidad era "bastante problemático" debido a que una zona de baja presión en la atmósfera y un descenso en los vientos podría permitir que Karen se fortalezca hasta poco menos de la potencia de huracán, especialmente si realiza el giro al noreste mientras todavía está sobre el agua, según afirman los meteorólogos.

Los residentes de la zona costera comenzarían a sentir los efectos el viernes por la noche. Si sigue la trayectoria actual, se espera que Karen cruce la línea costera cerca de la frontera entre Luisiana y Misisipi el sábado en la noche.

Se estima que la tormenta descargue unos 200 milímetros de lluvia a su paso y genere fuerte oleaje y marea alta por encima de la costa.

"La mayor altura del agua se registrará en las cercanías de la costa y hacia el este de la zona donde se produzca el ingreso a tierra, donde el incremento estará acompañado de peligrosas olas", dijeron los pronosticadores.

En el año 2005, Nueva Orleans y las costas de Luisiana fueron azotadas por el huracán Katrina, que ocasionó la muerte de mil 800 personas y cientos de daños materiales, uno de los cinco más dañinos de la historia.