El canciller de Rusia, Serguei Lavrov, manifestó en nombre del Gobierno de ese país su interés de concretar acuerdos con los países de América Latina y el Caribe, mediante los organismos regionales que rigen este continente, al tiempo que sugirió que estas relaciones se comiencen a estrechar a la brevedad posible.

La petición fue hecha durante un encuentro celebrado este miércoles en la ciudad capitalina de Moscú (Rusia) con el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, quien recibió con agrado la propuesta; y aseguró que países como Belarús y Kazajstán, que junto a Rusia conforman una Unión Aduanera dentro de la Comunidad de Estados Independientes, también quieren abrirse a esa cooperación con esta zona del planeta.

El parlamentario venezolano comentó que Rusia considera que Venezuela puede contribuir a impulsar este tipo de inicativa en la región, donde a su juicio se respira cada vez más independencia.

En este sentido, el diputado comentó que los pueblos que se han liberado de la venda que les cubría los ojos miran hacia Rusia como un espacio propicio para la amistad y las relaciones transparentes; por lo que llevará la solicitud del ministro de Exteriores ruso como uno de los primeros asuntos que informará al presidente venezolano, Nicolás Maduro.

El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, arribó el martes, en horas de la noche a Moscú, enviado por el presidente Nicolás Maduro, durante tres días, con la misión de fortalecer las estratégicas relaciones entre Venezuela y Rusia, en los ámbitos político, económico, militar, social e interpalamentario.

Países del Sur no deben ser vistos como patio trasero

El diregente venezolano comentó que el Gobierno de los Estados Unidos (EE.UU.) y sus aliados ya no pueden ver a los países del Sur como el “patio trasero”, puesto que ahora ante cualquier agresión a estas naciones se levanta el mundo en defensa a la soberanía, la paz y el respeto mutuo.

En el caso de Venezuela, agregó, recientemente expulsamos a unos funcionarios norteamericanos arrogantes, "quienes trataban de inmiscuirse en nuestros asuntos internos y pretendían influir sobre una oposición de tinte fascista".

Mencionó como ejemplo de dignidad al presidente boliviano Evo Morales, quien de inmediato protestó cuando EE.UU. trató de impedir el paso por el corredor de Puerto Rico al avión en que viajaría a China el jefe de Estado venezolano.

Inmediatamente tuvieron que cambiar su opinión y su posición, reiteró el presidente de la Asamblea Nacional venezolana.

Al mencionar los proyectos del país norteamericano contra Venezuela, Cabello denunció que existía un complot contra la seguridad personal del presidente Maduro, el cual se pondría en práctica durante su viaje al actual periodo de sesiones de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas.

"Nuestro jefe de Estado dignamente tomó la decisión de no ir y descuadró esos planes", sostuvo el legislador venezolano.

Observó que ya ningún país está solo cuando levanta la voz contra los intentos de atropello, tal es el caso de Siria, donde la Casa Blanca intentaba justificar sus bombardeos con falsos informes, como los utilizados en el pasado para invadir a Irak, y eso muestra que se va configurando el mundo pluripolar del que hablaba el comandante Hugo Chávez, recordó.