La encargada de Negocios de la Embajada de Holanda en Nicaragua, Reina Buijs, consideró hoy que en el país centroamericano se toma en serio el tema de la violencia contra las mujeres, adolescentes y niños, y muestra de ello es que cada vez existen más Comisarías de la Mujer.

No obstante, la diplomática dijo que es lamentable que sea necesario tener tantas Comisarías de la Mujer, y dijo que la violencia es un problema severo en Nicaragua.

Buijs recordó que el gobierno de Holanda apoyó la creación de la primera Comisaría de la Mujer, hace unos 20 años, en la capital nicaragüense.

En declaraciones a un periódico local, con motivo del reciente restablecimiento de la figura de "mediación" en la Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres, Buijs señaló que de acuerdo con la experiencia en otros países, esta medida no es conveniente en situaciones de violencia en el hogar.

La funcionaria holandesa estimó que una buena medida para prevenir la violencia intrafamiliar es fomentar el respeto y el diálogo desde los hogares nicaragüenses, "pues es una tema de responsabilidad de todos".

La Asamblea nicaragüense aprobó en septiembre pasado enmiendas a la Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres o Ley 779, para restituir la figura de la "mediación" en algunos casos de violencia en el hogar, a pesar de que la Red de Mujeres contra la Violencia la rechazó por considerar que no resuelve el problema.

Según la Red, entre enero y septiembre de este año, se cometieron unos 64 feminicidios en el país, a pesar de estar vigente la Ley 779.