El Gobierno de Nicaragua presentó hoy al sector privado una propuesta de reforma a la Ley del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), orientada a salvar a esa institución de una previsible crisis de fondos.

Al encuentro, en la sede de la Cámara de Comercio de Nicaragua, asisten los 21 presidentes de las organizaciones gremiales que aglutina el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y representantes de las Cámaras de Comercio de España y México.

Con antelación el asesor económico de la Presidencia, Bayardo Arce, explicó que este plan incluye la aplicación de costos compartidos entre empleadores, trabajadores y gobierno, para salvar al INSS.

De hecho a partir del próximo año la administración del Comandante Daniel Ortega comenzará a honrar la deuda de 580 a 600 millones de dólares que desde 1957 mantienen el Estado con la institución, informó el 6 de septiembre el político y empresario nicaragüense.

En el ámbito de un seminario sobre crecimiento y productividad, organizado por el Banco Central de Nicaragua, Arce instó a trabajadores y empleadores a prepararse para el alza de la cuota obrero-patronal que ahora es de 6,25 por ciento y 16 por ciento, de manera respectiva.

No obstante descartó el aumento a la edad de jubilación de 60 a 65 años y a las cotizaciones, como se propuso al inicio y fue rechazada por las organizaciones sindicales en este país.

Previo a la citada reunión el presidente del Cosep, José Adán Aguerri, manifestó su confianza en que a este plan se aplique el mismo mecanismo utilizado para la discusión de la Ley de Concertación Tributaria, aprobada tras un amplio proceso de consulta con todos los sectores sociales.