Al mismo estilo de la ciudad de Pamplona, España, el pueblo de Masaya pudo disfrutar la tarde de este domingo de un tope de toros en honor a su santo patrono San Jerónimo, actividad que se desarrolló en las cercanías de su parroquia hasta la parroquia Nuestra Señora de La Asunción.

En cosa de minutos, previo a que diera inicio la actividad, la calle donde se desarrolló este evento taurino se atiborró de curiosos que no dejaban de andar de un lado para otro un tanto impacientes porque soltaran los toros y comenzar a entretenerse con el show que se ofreciera.

Una vez que se soltaron los tres primeros toros, miles de ciudadanos comenzaron a correr escapando de los animales, mientras otros corrían detrás de ellos tratando de llamar su atención.

Esta celebración taurina trajo mucha emoción a jóvenes, niños y adultos que se congregaron en el calle para disfrutar del espectáculo con ocho toros llevados directamente de Juigalpa, Chontales.

“En este tope de toro miles de jóvenes, varones y mujeres están disfrutando de esa adrenalina que sale de los cuerpos, de esa energía, de la vitalidad de la juventud y los vemos aquí disfrutando de este tope de toros en un evento que también está siendo dedicado a la juventud y que la misma juventud lo espera con mucho entusiasmo”, expresó el Alcalde de Masaya, Orlando Noguera.

Jorge Pérez, secretario del Club Hípico de Masaya señaló que con este evento, además de continuar con las actividades dedicadas a San Jerónimo, también están contribuyendo a restituirle los derechos a la juventud y que estos puedan disfrutar a plenitud del tope de toros.

“Esperamos que continúen desarrollando estas actividades, porque nos están trayendo diversión y entretenimiento, una forma de poder disfrutar con la adrenalina al máximo, corriendo y tratando de escapar y estar a salvo de los toros”, dijo Arturo Solórzano.

Oscar Ortiz valoró de muy buena tradición el que se pueda soltar toros en las calles de Masaya y que la población pueda disfrutar del espectáculo que se ofrece, principalmente cuando muchos tratan de escapar de las embestidas de los toros.

“Lo que hacemos es capearnos del toro para que nadie salga golpeado, en la cual debemos tener mucho cuidado porque es muy peligrosa, por eso debemos estar pendientes de donde viene el toro para que este no nos vaya a hacer daño”, comentó Ortiz.