El gobierno federal de Estados Unidos cerró hoy oficialmente sus labores, luego que los republicanos de la Cámara de Representantes y los demócratas del Senado no alcanzaron un acuerdo para la extensión temporal del presupuesto.

La parálisis de la burocracia estadounidense inició el primer minuto de este martes, hora de Washington DC, al cabo de un maratón legislativo que incluyó iniciativas aprobadas alternadamente en las dos cámara del Congreso sin que se lograra un consenso.

Minutos antes de la medianoche, el presidente Barack Obama firmó una iniciativa de ley para proteger los salarios de los 1.4 millones de estadounidenses activos en las fuerzas armadas, así como al personal civil de apoyo de agencias como la Guardia Costera.

La medida asegura el pago a los militares activos, la Guardia Costera y los civiles y contratistas que les sirven directamente de apoyo en los departamentos de Defensa y Seguridad Nacional durante el periodo que dure el cierre temporal del Gobierno.

El Departamento de Transporte pondrá en descanso obligatorio a 33% de su plantilla de 55 mil 468; entre el personal esencial destacan los controladores aéreos.

Cerca de 3.000 inspectores de seguridad aérea han recibido licencias para no trabajar por parte de la Administración Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés).

A partir de este martes, la mitad de los 2.1 millones de empleados federales seguirán trabajando durante el cierre del gobierno, sin recibir salario.

Otros 800 mil recibirán licencias, sin que exista garantía del pago retroactivo de salarios.

El personal federal con funciones esenciales incluye los sectores de seguridad nacional y pública, programas de asistencia como Medicare, pensiones a retirados y el área de seguros.

Sólo 14% de los 231 mil 117 empleados del Departamento de Seguridad Interna (DHS) estará obligado a tomar una licencia laboral temporal sin goce de sueldo, mientras los agentes del servicio secreto y de aduanas deben continuar trabajando.

Las embajadas y consulados de Estados Unidos en todo el mundo permanecerán abiertas para atender a sus connacionales, y el Departamento de Estado podrá continuar procesando solicitudes de visas y pasaportes, ya que las cuotas permiten financiar esos servicios.

El Departamento de Justicia enviará a descansar al 15% de sus 114 mil 486 trabajadores, y permanecerán laborando los agentes encargados del combate al tráfico de drogas.

El Departamento de Salud dará licencia laboral a 52% de sus más de 78 mil empleados, incluidos los inspectores de alimentos, pero el personal de los laboratorios de los Institutos Nacionales de Salud deberán continuar laborando.

A su vez, el Departamento del Tesoro cesará temporalmente a 80% de su personal, el del Interior a 81 por ciento, el del Trabajo a 82 por ciento, y el de Comercio a 87%.

Entre las dependencias más afectadas por la falta de fondos sobresalen la Agencia Nacional para la Aeronáutica y el Espacio (97%), la de Protección Ambiental (94%) y el Servicio de Recaudación de Impuestos (90%).

Las cortes federales pueden operar de manera normal hasta 10 días después del cierre del gobierno, pero tendrían que suspender a una parte de su plantilla de continuar la falta de fondos federales.

El Servicio Postal de Estados Unidos se mantendría operando con normalidad debido a que opera con los ingresos por concepto de estampillas y otros cargos de servicios.