Amigos, familiares y tradicionalistas de las fiestas de Santo Domingo de Managua asistieron este 30 de septiembre hasta la Colonia Morazán para darle el último adiós a la inolvidable y muy apreciada Francisca Villalta, mejor conocida por el pueblo como ‘La Chica Vaca’.

Murió a los 104 años, y para sus amigos es como si no muriera, como si estuviera ahí esperando el próximo agosto para sonreírle a Minguito y salir a su encuentro. Pero una complicación en sus desgastados riñones y su clara avanzada edad no pudieron más con ese deseo de todos.

“Tenemos que resignarnos y comprender que somos hijos de la Madre Tierra, y que estamos bajo la voluntad del Padre que nos preste la vida y él decide por nosotros”, expresó Oscar Ruiz, quien con su oficial atuendo de Cacique Mayor permaneció estoico al pie del féretro durante su vela.

“Teníamos muchísimos años de conocernos. Ella se admiraba en mi persona, y siempre nos guardamos un gran cariño, junto a Lisímaco Chávez. La recordaré como una gran tradicionalista de Santo Domingo; yo la última vez que la vi fue en agosto (2013), cuando ella venía como una reina montada en el camión de los Bomberos. El legado que nos deja es la historia misma, un historia que nadie va a olvidar”, manifestó el famoso personaje.

Carolina Chavarría, nieta de doña Francisca Villalta, aclara que muchos medios de comunicación se han confundido en citar la edad de la tradicionalista. Sin embargo, detalló que la fecha de nacimiento (1918) que aparece en la cédula es errónea, “porque todo aquel que conoció a mi abuela sabe son 104 años los que tiene, de los cuales 90 se los ha dedicado a Santo Domingo”.

La familiar sostuvo que la Chica Vaca recordaba haberle pagado promesas a Minguito desde los 14 años –era como si se acordara de todo-, reseñó Chavarría. Además, agregó que a raíz de una caída que se dio cerca del Colegio Gaspar García Laviana, se fracturó la pelvis, accidente que la tuvo postrada en una silla de ruedas por casi 8 años.

“Ella, a pesar de su edad, daba las entrevistas y sabía muy bien hablar. Nos deja un recuerdo muy lindo, nos deja la vaquita. Además de muchos otros relicarios que nos ha regalado Don Oscar Ruiz, el Cacique Mayor. La familia estamos considerando si donamos esto (el traje de la vaquita) para la Alcaldía”, expresó.

Chavarría agradeció el apoyo que ha dado a la familia doliente el Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, quienes a través de los Gabinetes de la Familia, Comunidad y Vida, han estado muy pendientes desde que doña Francisca Villalta estaba muy enferma.

El compañero Clemente Guido, Director del Departamento de Patrimonio Histórico de la Alcaldía de Managua, reseñó que Francisca es una mujer tradicionalista con ochenta años de acompañar a Santo Domingo de Guzmán vestida con la tradicional ‘Vaquita’.

“La Vaquita es una tradicional herencia de la época del siglo XIX, es una danza que se bailaba en Managua, siempre en las fiestas patronales, y es representativa de esa Managua agrícola y ganadera. Fue en 1934 que Francisca recibe la tradición de su mamá (Antonia Villalta), indicó.

Gloria Hernández, tradicionalista de Santo Domingo y habitante del Barrio 19 de Julio, señaló que de los cuarenta años que tiene de celebrar al santo patrono, todo el tiempo fue motivada por La Chica Vaca.

“Nos hará mucha falta doña Francisca, porque era una mujer muy buena. Yo me asusté al saber que ella ya había fallecido. Fuimos amigas promesantes, bailamos muchas veces con vestido de flores. Ella me decía que no dejara esta tradición porque era muy bonita, y me decía que me quedaban muy bonitos los vestidos que mi mamá me daba a hacer”, dijo Hernández.

Misa y responso para Francisca

Familiares de Francisca Villalta invitaron a la Misa de Cuerpo Presente que se realizará este 1 de octubre, a las 9 de la mañana, en la Iglesia Las Sierritas. Luego se realizará un breve responso, cuyo recorrido será por las mismas calles por donde transitó en vida la Chica Vaca acompañando fervorosamente a la diminuta imagen de Santo Domingo. Su entierro está previsto para las 10 de la mañana en el Cementerio General de Managua.