Feligreses de las parroquias “El Espíritu Santo” y “Pio X” en la capital, realizaron una peregrinación en saludo a la fundación de la providencia eclesiástica, esto como parte de la conmemoración de la fe cristiana, los cien años de la provincia eclesiástica y los cien años de la arquidiócesis en nuestro país. La caminata estuvo acompañada por las imágenes de San Miguel Arcángel y la Virgen María, quienes interceden ante Dios para el perdón y la salvación de sus creyentes.

Esta es una celebración en la que también se pide por la indulgencia de los pecados, la actividad contó con la participación de los feligreses de ambos templos religiosos, tomando en cuenta que la iglesia Pio X es el centro que se ha destinado para ganar las indulgencias y de esta manera ratificar la fe en el creador.

El párroco de la iglesia Pio X, Julio Dávila, señaló que en esta actividad, los cristianos tienen la oportunidad de pedir a Dios indulgencia, la cual equivale al perdón de una deuda o culpa merecida, por ello una vez concedida la indulgencia, deben realizar los sacramento de la confesión, la comunión y la oración.

“Esta festividad religiosa es una renovación interior, donde el pueblo se prepara con el sacramento de la penitencia y luego cumple con los requisitos para que sus pecados sean perdonados, de igual manera se ganan las indulgencias y se pide por el descanso eterno de aquellos hermanos que ya no están con nosotros” expresó.

Por su parte Monseñor Bismarck Carballo destacó que la peregrinación es una muestra de la fe que prevalece en el pueblo nicaragüense y en la comunidad católica, quienes constantemente están en acercamiento con Dios, tomando en cuenta que son un pueblo creyente y apegado a las santas escrituras.

“La iglesia nos definimos como un pueblo que peregrina y hoy hemos peregrinado hasta este templo que ha sido destinado por el obispo para ganar las indulgencias y como cristianos queremos reafirmar nuestras vivencias de fe, nuestra creencia en la virgen santísima y en el perdón de nuestros pecados a través de la oración” afirmó.

Quienes asistieron a esta verdadera fiesta religiosa aseveraron que el contacto directo con Dios a través de la oración les permite obtener el perdón de sus pecados y la tranquilidad en sus corazones, así mismo señalaron que solo Dios es quien permite al hombre ser mejores cristianos.

“Esta celebración significa acercarnos más a Dios, porque al atravesar la puerta santa de nuestra iglesia vamos pidiéndole al señor que nos libere de los prejuicios del mundo y nos permita crecer de manera espiritual para poder tener una vida mejor y lograr alcanzar la felicidad, la paz interior y con nuestros prójimos” indicó Mario Peña.

“Para los católicos es importante participar de estas actividades en las que sentimos que nuestro Dios ha borrado las huellas de nuestros pecados, sabemos que solo con la ayuda de Dios y con la petición de la indulgencia estamos recibiendo el perdón por todos los errores cometidos. Esta es una muestra de esta fe cristiana que tenemos los nicaragüenses” finalizó María Ponce.