Las mujeres embarazadas de las zonas rurales del departamento de Carazo, desde este fin de semana cuentan con un sitio donde refugiarse y recibir la atención adecuada mientras llega su momento de dar a luz, la nueva Casa Materna que fue inaugurada por las autoridades edilicias y del Ministerio de Salud.

La Alcaldesa de Jinotepe, Karla Zúñiga, afirmó que en esta obra de construcción de la casa materna se invirtieron alrededor de C$2.2 millones, de los cuales C$1.8 millones fueron utilizados en la infraestructura y C$400,000 en el equipamiento para brindar atención a diez mujeres embarazadas.

Zúñiga explicó que se espera poder incrementar la capacidad de atención en la misma a medida que vaya desarrollándose el proyecto para que más mujeres puedan ser protagonistas de este derecho que se les ha restituido a los caraceños.

El doctor Roberto Vázquez, director del SILAIS de departamento de Carazo, señaló que las mujeres que sean recibidas en la Casa Materna serán atendidas directamente por el personal de salud para llevar el control del embarazo, con el fin de que estén siendo atendidas las 24 horas en días previos a su fecha de parto y con todas las atenciones adecuadas, incluyendo la alimentación hasta el momento que les corresponda ir al Hospital Regional de Jinotepe para tener a sus bebés y posteriormente regresar a la Casa Materna y después volver a sus hogares.

Vázquez declaró que en este sitio también recibirán consejería para el cuido prenatal y posnatal, lactancia materna y el manejo del recién nacido de cara al programa Amor para los Más Chiquitos que impulsa el Gobierno del Frente Sandinista desde el Ministerio de la Familia en coordinación con el Ministerio de Salud y el Ministerio de Educación.

“Se está dando un cumplimiento a nuestro Gobierno presidido por el Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, que en 47 municipios del país se restituye este derecho como un refugio de vida para las mujeres que van a dar a luz […] Realmente es una expresión del amor, de la ternura, del servicio, es lo que se está viviendo aquí en Nicaragua que es realmente una expresión viva del amor de Jesucristo expresado sobre todo a los hermanos más necesitados y un respeto grandísimo para la vida”, manifestó el Padre Neguib Kalil Eslaquit, director del Centro Espiritual Betania.