Al menos 12 muertos se registraron este sábado en Pakistán tras el nuevo sismo de magnitud 6,8 en la escala de Richter que sacudió la provincia paquistaní de Baluchistán, al suroeste del país.

La información fue dada a conocer por el jefe de la agencia provincial encargada de gestionar las catástrofes, Abdul Latif Kakar, quien citado por la AFP dijo que "por lo menos 12 personas murieron y siete resultaron heridas".

El instituto geofísico de Estados Unidos (USGS) reportó que el nuevo temblor se produjo a 14 Km. de profundidad en un punto situado a 96 Km. al norte del distrito de Awaran, que fue la zona más afectada por el terremoto de magnitud 7,7 registrado el pasado martes, que dejó 350 muertos.

El director del Centro Nacional de Vigilancia Sísmica de Pakistán, Zahid Rafi, declaró que "no es una réplica, sino un nuevo sismo", pero no precisó más detalles.

El funcionario local Abdul Rasheed Balosh, dijo a la agencia AFP que esta nueva sacudida destruyó cientos de casas de adobe y dañó las líneas telefónicas en el sector de Mashkey, situado cerca del epicentro.

Balosh también agregó que "muchas personas quedaron atrapadas entre los escombros" y estimó que "las pérdidas (en vidas y materiales) son altas".

Testigos narraron que el sismo se sintió en Karachi, en el sur de Pakistán, y en Quetta, capital provincial de Baluchistán, pese a que las dos se encuentran a cientos de kilómetros del epicentro del sismo.

El terremoto de este martes ha sido el peor registrado en Pakistán desde 2005, cuando cerca de 75 mil personas perdieron la vida a causa de un seísmo en el norte del país.

Pakistán se asienta en la zona donde colisionan la placa tectónica de la India (al sur) y la euroasiática (norte). El norte y el noroeste están consideradas entre las zonas más propensas a terremotos en todo el planeta.